MORRAZO

Denuncian a un vecino de Cangas por capturar y tener en cautividad a un zorro

El hombre usaba al animal para adiestrar a sus perros de caza.

La Guardia Civil denuncia a un vecino de Cangas por la captura y tenencia ilegal de un zorro vivo en cautividad
La Guardia Civil denuncia a un vecino de Cangas por la captura y tenencia ilegal de un zorro vivo en cautividad
Denuncian a un vecino de Cangas por capturar y tener en cautividad a un zorro

La Patrulla del Seprona de la Guardia Civil de Cangas denunció a un vecino del mismo municipio, que podría incurrir en una infracción grave a la ley de caza por tener un animal silvestre en cautividad.


Se trata de un zorro vivo que, después de varias gestiones indagatorias, fue localizado en una vivienda situada en una parroquia del término municipal de Cangas. Según la versión facilitada por el propietario del inmueble, el animal lo había capturado meses antes en el interior del gallinero anexo a su casa, alegando que lo tenía retenido para utilizarlo como parte del entrenamiento de sus perros de caza, sin ningún tipo de autorización administrativa.


Ante estas circunstancias, el Seprona procedió a la incautación del animal, un espécimen hembra de zorro que tenía en su cuello una correa y estaba sujeto por una cadena metálica que utilizaba su poseedor para evitar que se escapase.


Una vez recuperado el animal, el Seprona lo trasladó al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Cotorredondo, al objeto de que puedan valorar su estado y posible readaptación a su medio natural.


La actuación de la Guardia Civil concluyó denunciando a este vecino de Cangas como presunto autor de una infracción grave tipificada en la Ley de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, en concordancia con la vigente Ley de Caza de Galicia.


La denuncia formulada se remitió a la Delegación Provincial de la Consellería de Medio Ambiente e Ordenación do Territorio de la Xunta de Galicia en Pontevedra, que será el órgano competente para incoar el correspondiente expediente sancionador, del que puede derivar una sanción económica desde 601 a 6.000 euros.