CONDADO / LOURIÑO

La Fiscalía rebaja la pena por el 'crimen del congelador'

El Ministerio Público imputa al autor confeso por un delito de homicidio y no por asesinato

Salida del arcón congelador con el cadáver del piso de Ponteareas
Salida del arcón congelador con el cadáver del piso de Ponteareas
La Fiscalía rebaja la pena por el 'crimen del congelador'

nnn  La Fiscalía ha rebajado a doce años y medio de prisión la petición de cárcel para Jose Antonio Frutos Ayala, autor confeso del conocido como 'crimen del congelador'. El representante del Ministerio público, que solicitaba inicialmente 16 años,  modificaba ayer su acusación e imputaba al autor confeso el homicidio de su amigo y empresario José Jesús Isasis, en lugar del delito de asesinato planteado inicialmente. Y según alegaba el fiscal, Jesús Sagredo en la vista de ayer, en esta reducción "no se ha tenido en cuenta la atenuante de confesión que solicita la defensa, porque cuando acudió a la Guardia Civil, ocho meses después del crimen, ya había sido dictada una orden internacional de búsqueda y captura".
     En el transcurso de la segunda jornada del juicio celebrada en la Audiencia de Pontevedra, el acusado tomó la palabra para disculparse con la familia del fallecido antes de que los miembros del jurado comenzasen a deliberar su veredicto: "Siento mucho lo que ha pasado",  manifestaba  José Antonio Frutos puesto en pie ante el tribunal, y también pedía perdón por el crimen perpetrado la madrugada del 22 de marzo de 2014, tras una noche "de mucha bebida", según reconocía.
     Así mismo, el otro acusado, David Pumares, para quien el fiscal solicita dos años de prisión por encubrimiento al facilitar la huida de Frutos Ayala  a Portugal  a sabiendas de que había cometido el crimen, quiso dirigirse al tribunal para  afirmar: "no sé qué hago yo en este caso".
    E igualmente, durante la jornada de ayer, segunda de este juicio, prestaron declaración diversos peritos y forenses, confirmando que la víctima tenía hasta 16 traumatismos concentrados en la cabeza y la cara, que fueron realizados con un objeto de "elevada potencia lesiva", y que la Fiscalía identifica con una plancha.
Unas heridas que fueron de "especial gravedad" y que le causaron la muerte a la víctima. Y según declararon los propios guardias civiles que investigaron el caso, Frutos Ayala compró  un arcón congelador en un hipermercado de Ponteareas y usó una radial para cortar el cadáver  al que metió dentro, cerrándolo con una cadena y un candado. Los forenses tardaron "de dos a tres días" en analizar el cadáver y realizar la autopsia dado el estado de congelación en el que se encontraba.
   El tribunal convocó al jurado, hoy miércoles, para inciar las deliberaciones y dicatar un veredicto.