Atlántico

VIGO

Viguesa y al mando en la NASA

La astrofísica viguesa Begoña Vila lidera el grupo de trabajo de la NASA que prepara la puesta en órbita del telescopio espacial Webb –sucesor del Hubble– para el año 2021, fecha que parece definitiva para el lanzamiento.

Begoña Vila nació en Vigo en 1963 y es iastrofísica. Trabaja en la NASA.
Begoña Vila nació en Vigo en 1963 y es iastrofísica. Trabaja en la NASA.
Viguesa y al mando en la NASA

Esta reconocida ingeniera jefe de sistemas será una de las profesionales precursoras en el estudio más ambicioso hasta la fecha sobre el origen del Universo.  María Begoña Vila Costas nace en Vigo en 1963. Se licencia en astrofísica en la Universidad de Santiago de Compostela y el Instituto de Astrofísica de Canarias. Tras desarrollar su trabajo postdoctoral en el Centro Jodrell Bank de la Universidad de Manchester a finales de los años 80, se trasladó a Canadá donde participa en el diseño, construcción y ejecución de las pruebas del instrumento Fine Guidance Sensor, que será clave para el desarrollo del revolucionario telescopio que prepara en secreto la NASA.

En 2016, Begoña recibió la Exceptional Public Achievement Medal, uno de los reconocimientos más importantes de la NASA, por el éxito del trabajo que ha venido ejerciendo desde 2006. Pero no sería hasta 2012 cuando la agencia espacial la incorpora a su plantilla como ingeniera jefe de sistemas, reconociendo el papel clave que la española juega en este hito de la historia astronómica.

El nuevo telescopio de la NASA, en el que la agencia lleva años trabajando, lleva por nombre James Webb Space Telescope, aunque es más conocido como JWST o  simplemente como Webb. Tiene las dimensiones de una cancha de tenis, está formado por 18 espejos protegidos por una capa de oro y está preparado para soportar temperaturas de 230 grados bajo cero. Con una resolución y una sensibilidad sin precedentes, su función será la de orbitar alrededor de la Tierra desde una distancia a la que jamás ha llegado la tecnología humana, 1,5 millones de kilómetros, desde donde comenzará una nueva etapa para la investigación espacial. Entre sus objetivos estará observar algunos de los acontecimientos más distantes del universo, como la formación de las primeras galaxias. Y es que, cruzando el túnel del espacio-tiempo, el telescopio  acercará imágenes de hace 13.500 millones de años. Vila será una de las privilegiadas profesionales que participarán activamente en el estudio más ambicioso sobre el Big Bang, que validará o refutará la afamada teoría cimentada en la idea de la expansión cósmica:
"Sobre la creación del universo, estoy de acuerdo en la teoría de que se formaron las primeras estrellas, que fueron explotando y enriqueciendo el medio ambiente, que interaccionaron unas galaxias con otras", ha explicado recientemente la viguesa.

A finales de 2017, Begoña Vila recibió el Premio María Josefa Wonenburger Planells 2017 en reconocimiento a su labor investigadora. La distinción fue entregada por Alberto Núñez Feijóo, donde el presidente gallego destacó la “indiscutible” trayectoria de la premiada que evidencia su “deseo de ir más allá” en cada proyecto en el que se involucra. Feijóo apuntó que la premiada es “un ejemplo” que inspira a todos los gallegos, que deben sentirse “orgullosos” de compartir tierra con una mujer que ha obtenido logros tan importantes en la NASA.

Según ha explicado, entre sus referentes se encuentran la matemática Katherine Johnson, responsable del cálculo de las trayectorias de vuelo del Apolo 11 en su viaje a la Luna, y Vera Rubin, la astrónoma que, a pesar de tener que usar el nombre de su marido para tener acceso a los telescopios de la NASA, descubrió la materia oscura. Ambas mujeres representaron en su día una minoría en el campo de la astrofísica, pero que a diferencia de Vila, sufrieron un sexismo apabullante a causa de su género. Recientemente hacía una llamada a la igualdad y a la diversidad en el microcosmos astronómico, afirmando que es mejor y más productivo trabajar en equipos mixtos. n