Vigo rechaza decenas de barcos por falta de amarres en los puertos deportivos

El Liceo Marítimo de Bouzas cuenta con 330 amarres, todos ocupados.
photo_camera El Liceo Marítimo de Bouzas cuenta con 330 amarres, todos ocupados.
Los puertos deportivos rozan el 100% de ocupación en verano y se plantean la posibilidad de la ampliación

Para dar respuesta a la alta y creciente demanda de turismo náutico, entendiendo como tal aquel que viene con barco incluido, hacen falta más amarres en la Ría de Vigo, en general, y en la ciudad, en particular. Tal es el panorama que se desvela ante dos realidades comunes a todos los puertos deportivos: el incremento de la ocupación en los últimos años, llegando al 100% en varios de ellos este agosto, y la obligación de rechazar reservas. De ahí que quien más, quien menos, haya pensado en una posible ampliación, aunque en este punto cada puerto es diferente y tiene sus propias características y posibilidades.

 

 

El Liceo Marítimo de Bouzas es el mayor aparcamiento de barcos deportivos en la Ría. Con sus 330 plazas, lleva con el 100% de ocupación desde el pasado mes de julio y lo mantendrá, al menos, todo el mes de septiembre. “Si sale un barco, entra otro”, narran refiriéndose a los tránsitos, ya que los socios son fijos. Incluso, con la particularidad de que algunos de estos últimos ceden sus plazas estos meses por encontrarse también ellos en tránsito. Rechazar solicitudes es ya una rutina casi diaria, por lo que confían en que la Autoridad Portuaria se plantee una posible ampliación lo antes posible.

A un 95% relatan que están el Náutico de Vigo, con sus más de 200 plazas, y Punta Lagoa, que ronda las 320. En el céntrico y centenario club han tenido que rechazar solicitudes mientras confían en poder dar fin cuanto antes al proyecto de reforma de la dársena para ampliar su capacidad. En el puerto de Yatesport también hacen encaje de bolillos para cuadrar los espacios. Por su parte, Marina Davila es el que menos agobiado afirma sentirse este verano e incluso duda en si el movimiento este año es mayor que el pasado. Pero, aún así, maneja una ocupación por encima del 90%.

De toda Europa

El aumento del turismo extranjero en Vigo, según han revelado los datos del Instituto Nacional de Estadística, tuvo su preludio en la náutica, donde ya desde hace años los tránsitos son políglotas. Todos los puertos deportivos de la zona se han acostumbrado a las estancias, más o menos cortas, de tripulaciones de toda la Europa costera: Reino Unido, Irlanda, Francia, Portugal, Alemania, Holanda, Bélgica, Italia, Noruega, Suecia… Una clientela políglota que va en aumento y que, en ocasiones, también llega de otros continentes. Sin ir más lejos, Punta Lagoa ha acogido esta misma semana un buque de Estados Unidos. 

El turismo náutico crece y necesita de espacio. El factor medioambiental y el económico tendrán que ir de la mano.

Te puede interesar