Alta velocidad

Vigo entra mañana en una nueva etapa con el estreno de los primeros AVE

Pasajeros llegando a la estación de Urzaiz en la prueba del tren S106 con llegada a Vigo el pasado mes de abril.
photo_camera Pasajeros llegando a la estación de Urzaiz en la prueba del tren S106 con llegada a Vigo el pasado mes de abril.
Mañana comienzan los trenes Avril serie 106 de alta velocidad, que conectarán con la capital española en algo más de 4 horas y con picos de velocidad de 300 kilómetros por hora

Una nueva forma de movilidad ferroviaria comienza mañana entre Vigo y Madrid. Los trenes de alta velocidad Avril S106, capaces de alcanzar los 300 kilómetros por hora, se ponen en marcha tras varios años de promesas que no se encauzaban y un último retraso en su entrega por parte de la empresa española Talgo, fabricadora de la infraestructura. Serán en total doce vagones a disposición de los usuarios, contando con más de 500 plazas (concretamente 507) en su nueva versión y de 587 en el AVLO, su marca lowcost, para duplicar los asientos ofertados a los viajeros. Dividido en varias zonas, los vagones se distribuyen en la parte económica, con una distribución 3+2 en cada fila que le hace ganar más asientos que su predecesor, el Alvia S-730, y la zona confort (primer y segundo vagón) con más espacio y una estructura interior de 2+2. Esto se hace posible debido al leve aumento del gálibo, que pasa de los 2.942 milímetros de anchura a los 3.200. 

 

 

Esto hará que el trayecto se fije aproximadamente en 4 horas y seis minutos en la ruta Vigo-Madrid, con salida de la estación de Urzaiz a las 9:28 horas y llegada a Chamartín a las 13:36. Para el regreso a la ciudad viguesa, los tiempos son otros. El tren saldrá de la estación madrileña a las 19:18 horas y llegará a Vigo a las 23:36, esto hace un total de 4 horas y 18 minutos, más lento que el Alvia S-730.  El ministro de Transportes, Óscar Puente, aseguró la semana pasada en A Coruña que su plan para ir introduciendo el AVE en Vigo contará con tres fases, que culminará en octubre con seis frecuencias diarias y 3 horas y 35 minutos de recorrido. De momento y hasta el 21 de julio, tan solo será una conexión de ida y otra de vuelta, teniendo que esperar previsiblemente hasta octubre para que se garanticen las seis rutas (5 Avril y 1 AVLO) y la reducción en sus tiempos. Las obras todavía en funcionamiento en Chamartín en sus líneas de alta velocidad pospuso las mejoras en la conexión ferroviaria viguesa, cuya finalización apunta a finales de julio. 

Seis años de atrasos

El contrato fue lanzado por Renfe en el año 2015, donde preveía la entrega de los primeros 15 trenes en el 2018 para Galicia y Asturias. La interinidad del gobierno del PP en aquel momento retrasó la adjudicación hasta el 28 de noviembre de 2016. El plazo de entrega de las primeras 15 unidades sería entonces de 38 meses, a contar desde la firma del contrato, lo que obligaría a Talgo a poner a disposición de Renfe las unidades de ancho estándar en 2020. La llegada de la pandemia y la falta de materiales por la explosión de la guerra en Ucrania pospuso aún más su llegada, fijándose para el verano de 2022. 

El retraso se acentuaría más tras la necesidad de que el S106 pudiese manejarse en los dos anchos existentes en Galicia (ancho fijo y ancho ibérico). Para ello necesitó una homologación expresa y más de 330.000 kilómetros de pruebas para una adaptabilidad que le permita obtener la máxima velocidad en diferentes situaciones (en el tramo Santiago-Vigo su media es de 145 kilómetros por hora, más baja que el resto de tramos). 

Modelo AVE y AVLO

 Aunque similares, tienen diferencias palpables. La que más afectará será en el precio, aunque todavía no se conoce cuánto costará el modelo lowcost de Talgo. El propio ministro Óscar Puente apuntó que ya tienen en sus manos esa infraestructura ferroviaria y estará disponible “ya”, aunque el hándicap de las obras en Chamartín los obliga a esperar hasta julio u octubre. La otra diferencia es en su distribución interior. Aunque ambos cuentan con doce vagones, el AVE tendrá servicio de cafetería en el vagón 6, mientras que el AVLO la sustituye por más asientos. Esto hace que aumente su capacidad hasta las 587 plazas. Sí contarán ambos con máquinas de snacks y diez aseos en todo el tren. 

Precios de hasta 100 euros

 La nota negativa será el coste para el pasajero. Tras un periodo de precios bonificados a 18 euros ya finalizado, el trayecto entre Vigo y Madrid oscila entre los 87 euros y los 130. Un coste que se dispara si tenemos en cuenta en Alvia, que se sitúa en los 74 euros y los tiempos apenas se reducen entre diez minutos y media hora. Puente esgrimió ayer en una entrevista que se fijan "dentro de un mercado liberalizado" que "se irá ajustando", añadiendo que "lo de caro o barato es relativo" y que los billetes “están triunfando”, con ya varias frecuencias sin asientos libres como su debut mañana o durante todo su primer fin de semana operativo.

Te puede interesar