La primera ampliación de O Berbés en 20 años ya está lista para ser utilizada

Dos camiones maniobrando ante la zona nueva de ampliación del puerto pesquero, ya lista.
photo_camera Dos camiones maniobrando ante la zona nueva de ampliación del puerto pesquero, ya lista.
El terreno se encuentra ya asentado después de una larga espera y podrá ser utilizado para logística portuaria del pesquero y la instalación de los minoristas

Hace un año y medio que finalizó la operación de ampliación de la plataforma de la lonja del Berbés en 8.300 metros cuadrados, pero no será hasta ahora cuando podrá por fin utilizarse. En este tiempo, la Autoridad Portuaria (APV) dejó que el terreno fuera asentándose, imprescindible al tratarse de una zona ganada al mar. Fuentes de la APV señalaron que a partir de ahora, ya con el terreno nivelado, se pondrá en marcha su adecuación para los fines para lo que ha sido desarrollada. 

 

 

En concreto, se utilizará por un lado para mejorar la logística de la primera lonja de Europa, donde hay enormes dificultades por parte de los transportistas para poder entrar y salir con sus camiones, al menos 30 al día. Por otra, el Puerto habilitará espacios adecuados para los minoristas, techados para proteger su actividad de la lluvia, que era una petición recurrente de este sector, clave en el funcionamiento del Berbés. Se trata de la primera ampliación realizada en el puerto pesquero desde que se construyo hace 25 años el “martillo”, la explanada donde se encuentran los viveros y grandes empresas del sector de la transformación, como Armadora Pereira o Botas, que han dado miles de empleos y valor añadido a los productos del mar. El “martillo” no cuenta con muelles exteriores sino una escollera cuya transformación en zona de amarre ha estado de forma permanente encima de la mesa.

 La primera ampliación ha costado casi cinco años. Los trabajos se iniciaron el 23 de octubre de 2019, pero el 11 de noviembre de ese año se acordó entre la APV y la empresa adjudicataria, SATO, la paralización temporal del contrato hasta la recepción del visto bueno de la Jefatura del Servicio de Costas al proyecto remitido tras haberse aprobado una nueva norma -a posteriori- que exigía que ciertas actuaciones fueran compatibles con las denominadas Estrategias Marinas. El visto bueno del Ministerio tardó casi un año en producirse y en ese tiempo la operación de ampliación portuaria se ganó la oposición municipal, aunque no pudo bloquearla.  El presupuesto de adjudicación final de la obra a SATO fue de 2.807.917 euros. 

Como es conocido, la solución constructiva adoptada para el desarrollo de la extensión del Berbés fue  mediante la utilización de bloques prefabricados de hormigón colocados sobre una banqueta de todo y escollera enrasada con grava. Cada bloque colocado tiene dos metros de anchura y 1,5 de altura y longitud variable, entre los cinco y los siete metros. Las dos filas superiores son paralelipédicas y las dos inferiores tienen planos inclinados en las caras. 

Es la primera superficie que se gana al mar dentro de la política del Puerto de reducir al mínimo los impactos sobre la Ría. Los próximos movimientos pasarán por conseguir espacio entre Areal y Guixar con la demolición de siete silos de cemento y el traslado del punto de control fronterizo, ganando unos 7.000 metros para mercancía general o contenedores. El Puerto también alcanzó un acuerdo con Zona Franca para recuperar 70.000 metros en Bouzas y hay negociaciones en marcha con Sogama para ganar unos 2.000 en Guixar.

Te puede interesar