Atlántico

VIGO

El polo aeroespacial vigués plantea reorientar la actividad hacia la aviación

Cinae, que agrupa a empresas e instituciones, se encuentra en mínimos ante la falta de apoyos claros: optará por la aeronáutica en lugar  de los satélites. La Universidad de Vigo es la primera de España autorizada a volar con drones  por la AESA en un espacio aéreo controlado y fuera del aeropuerto
Un dron de la Universidad realizando pruebas en el litoral vigués. Vigo, primera universidad de España con permiso de vuelo.
Un dron de la Universidad realizando pruebas en el litoral vigués. Vigo, primera universidad de España con permiso de vuelo.
El polo aeroespacial vigués plantea reorientar la actividad hacia la aviación

La falta de apoyos claros tanto desde el sector público como también desde la industria ha llevado al Polo Aeroespacial vigués, congregado en torno a Cinae, el centro gallego de innovación aeroespacial emplazado en el parque Porto Molle de Zona Franca Vigo (CZF), a reducir al mínimo su actividad y replantear su propuesta, aunque de momento se siguen desarrollando los proyectos y planes aprobados, sobre todo con el montaje de satélites. Todo ello se vive con cierta inquietud aunque sus principales patrones, la Universidad de Vigo y el Consorcio Zona Franca, mantienen que Cinae seguirá adelante, aunque con otra orientación hacia el sector aeronáutico. 

Cinae es una fundación privada sin ánimo de lucro fundada por la Universidad de Vigo, la propia CZF, la empresa Airbus, Udega (Unión de Empresas de Aeronáutica de Galicia), Delta Vigo y el Consorcio Aeronáutico Gallego. Dicho grupo cuenta con la herencia tecnológica del Grupo Aeroespacial de la Universidad de Vigo en el ámbito de pequeños satélites, puntero en Europa con el lanzamiento con éxito de cuatro.
El delegado de Zona Franca, David Regades, aseguró a este diario que está en contacto con el rector Manuel Reigosa y que ambos coinciden en el análisis de lo ocurrido y en el camino a tomar. ¿Y en qué consistiría? Reigosa explicó que la apuesta se trataría de impulsar el polo aeronáutico en lugar del aeroespacial. Según señaló a este diario, "ahora se trataría de dar ese empujón al sector de los aviación".  En este sentido, recordó que la Universidad de Vigo ha emplazado en Ourense su facultad de Ingeniería Aeronáutica. Manuel Reigosa señala que la idea que baraja, y que coincidiría con Zona Franca, pasa por mantener el polo de desarrollo industrial y de innovación, pero buscando otro enfoque. "Queremos que exista y continúe funcionado Ciane, es un buen instrumento", indicó a este diario.
En cuanto a los motivos por los que Cinae se habría estancando, pese a que contaba con una cartera de proyectos, la mayoría en marcha, el rector vigués se mostró optimista pero quiso puntualizar la situación real: " La idea no ha ido mal, se trata de que la industria no la ha desarrollado, mientras que con aviones ampliamos el campo de acción de Cinae para que no se dedique sólo a satélites sino hacia la industria aeronáutica", afirmó.

A LA ESPERA
El patronato de la Fundación Cinae había apostado por un plan director con medidas concretas de cara a relanzar la actividad en cuestiones como el lanzamiento de satélites y el desarrollo de drones, en ambos casos con fines comerciales. Dicha iniciativa había sido encargada al Consorcio Aeronáutico Gallego que dirige el vigués Enrique Mallón, pero finalmente no avanzó, a la espera de que en otro patronato se fijen las líneas de actuación señaladas por el máximo responsable de la Universidad de Vigo.  Mallón había insistido en implicar a más empresas del sector. 
Mientras comienza el cambio de orientación, el polo aeroespacial cuenta con dos proyectos en fase avanzada de producción, la llamada una unidad mixta de investigación -conformado por la Fundación Cinae y la empresa Aistehc Space- financiada de forma competitiva por el centro tecnológico Gain-Xunta y un proyecto de drones con la Diputación.