Vigo

"El pediatra nos ayudó y mi hijo no tendrá que ir al cole"

Vigo

vigo

"El pediatra nos ayudó y mi hijo no tendrá que ir al cole"

Edgar y su hijo Neyzan compartiendo un momento de juego en su domicilio familiar.
photo_cameraEdgar y su hijo Neyzan compartiendo un momento de juego en su domicilio familiar.
Un informe médico exime a un menor vigués de acudir a clase presencial mientras su padre no se cure de cáncer. La familia solicitará ahora a la Xunta atención escolar domiciliaria
 Yaiza y Edgar respiran un poco más tranquilos con un informe médico en la mano que certifica que su hijo de seis años "no debe asistir a clase presencial por el peligro de contraer enfermedades infecciosas (Covid-19 incluido)".
El pediatra del menor achaca su decisión a los "graves problemas de salud" del padre del niño que se encuentra bajo tratamiento de quimioterapia y en estado de muy bajas defensas. "Le estamos muy agradecidos por haber comprendido nuestra situación y ayudarnos. He sufrido muchísimo", explica Yaiza Lorenzo, la madre, que lamenta "la poca empatía mostrada por el colegio". "El apoyo emocional y comunicativo con la escuela y con el inspector ha sido nefasto, me sentí muy presionada y coaccionada, como si fuera una delincuente y tuve que recurrir a un abogado para que me asesorara", cuenta la joven acerca de los movimientos que asegura ya estaba iniciando el centro escolar con la apertura de un expediente por absentismo. "En el colegio me decían que estaban haciendo su trabajo, que era lo que tenían que hacer porque mi hijo faltó a clase 4 días y el año pasado se ausentó mucho más tiempo porque padece asma y se enferma como cualquier niño y nunca me hablaron de abrir un expediente y ahora sí". "No es ningún capricho, somos una familia de riesgo y bajo ningún concepto voy a permitir que se anteponga nada ante la salud de mi marido y la nuestra", apunta.  Amparándose en el informe médico que exime al menor de las clases presenciales, la familia solicitará ahora a la Xunta atención escolar domiciliaria que supondrá la contratación de un docente para que acuda a casa 5 horas a la semana y manteniendo el contacto directo con la tutora del niño que cursa segundo de primaria. "Nuestra idea es que vuelva al colegio cuando mi marido está curado, pero hace sólo 15 días que terminó el tratamiento de quimioterapia y no sabemos si habrá más".
Yaiza confía en que su caso sirva para ayudar a otras familias de riesgo que estén en una situación similar y hace una llamada a la Administración "para que ayude no sólo en la situación excepcional por la pandemia". 
Es precisamente el miedo a contraer el coronavirus el que ha llevado a muchos padres a replantearse si matricular o no a sus hijos en el colegio este curso. En España la escolarización no es obligatoria para los menores de seis años, pero hay excepciones. 
Esta misma semana un juzgado de León dictaba una sentencia judicial contra una madre que se negaba a llevar a su hijo de 5 años a clase. El juez dio la razón al padre (los progenitores están separados) determinando que el estado de salud del menor es apto para acudir al colegio y que el temor al Covid-19 no es motivo suficiente para ausentarse.

Comentarios