Atlántico

VIGO

Las patologías cardíacas, en la diana

Especialistas analizan en el Álvaro Cunqueiro los riesgos que pueden suponer este tipo de enfermedades para el colectivo de la tercera edad en una comunidad cada vez más envejecida como Galicia

El Hospital Álvaro Cunqueiro acogió una mesa redonda para abordar los riesgos que puede suponer esta patología.
El Hospital Álvaro Cunqueiro acogió una mesa redonda para abordar los riesgos que puede suponer esta patología.
Las patologías cardíacas, en la diana

La enfermedad cardíaca estructural se está convirtiendo en una amenaza para el envejecimiento saludable en una sociedad cuya esperanza de vida no deja de aumentar. Este tipo de enfermedad afecta a la estructura del propio corazón y en especial a las válvulas.
Precisamente este ha sido el tema abordado en una mesa redonda celebrada ayer en el Hospital Álvaro Cunqueiro en la que participaron ponentes del ámbito de la cardiología, la planificación sanitaria y la tercera edad.
 Galicia es una de las comunidades más envejecidas de España y tal y como indica el doctor Oscar Díaz Castro, uno de los ponentes en la mesa redonda celebrada ayer y presidente de la Sociedad Gallega de Cardiología, el problema demográfico es muy grave.
Dentro de quince años las espectativas del Instituto Galego de Estatística indican que en Galicia habrá más de seiscientas mil personas mayores de 70 años, y teniendo en cuenta que esta patología se dispara con la edad de la población Díaz Castro asegura que se debería esperar un aumento muy importante en la incidencia de esta enfermedad.
Ante esta situación, los servicios sanitarios encargados de tratar a estos pacientes deberán preparase y dimensionarse adecuadamente. Algo que según el doctor Díaz Castro parece que ya está empezando a suceder, "se dan pasos en esta línea, aunque por ahora probablemente sean insuficientes". 
Díaz Castro también puntualiza que cada caso es distinto y hay pacientes que llegan a edades avanzadas con situaciones muy buenas mientras que otros pacientes más jóvenes no pueden acceder a todo tipo de tratamientos, por lo que la situación individual de cada paciente siempre debe tenerse en cuenta.
A pesar de todo, también se están produciendo avances que ayudan a tratar esta enfermedad. Hasta ahora en la mayoría de los casos el único tratamiento existente suponía una cirugía a corazón abierto para reparar o sustituir las válvulas. En los últimos años se han desarrollado técnicas de tratamiento de catéteres con los que se podrían introducir válvulas que se expandirían posteriormente dentro del corazón, lo cual supone un cambio muy importante en el abordaje de esta patología.
Pero en medicina la clave siempre es la prevención. En este terreno Díaz Castro asegura que ésta debería empezar ya en la escuela, continuando en la atención primaria que considera que no está dimensionada como debería para poder llevar a cabo todas las labores que se podrían realizar para controlar factores de riesgo o terapias de prevención y educación sanitaria que permitirían retrasar o incluso impedir la aparición de este tipo de enfermedades.