Vigo

El Papa nombra obispo de Tui-Vigo al hasta ahora responsable del Obispado ourensano

Vigo

Monseñor Luis Quinteiro Fiuza sustituye a Diéguez Reboredo cuya dimisión aceptó el Vaticano ayer por la mañana

El Papa nombra obispo de Tui-Vigo al hasta ahora responsable del Obispado ourensano

La diócesis de Tui-Vigo cuenta con un nuevo obispo desde ayer al mediodía, momento en el que la Nunciatura Apostólica en España anunciaba la elección de monseñor Luis Quinteiro Fiuza, que hasta ahora ocupaba el mismo cargo en Ourense. Quinteiro Fiuza llega a la diócesis precedido de una larga trayectoria desarrollada en gran parte en Santiago, donde fue obispo auxiliar en 1999. Con una sólida formación en Filosofía, cuenta además con formación en el pensamiento de Karl Marx y viene precedido de una imagen de hombre conciliador que ‘unificado’ la diócesis ourensana.
A las doce del mediodía la Nunciatura Apostólica en España hacía público el nombre del nuevo obispo de la diócesis de Tui-Vigo tras aceptar el Papa hace unos meses la renuncia al cargo presentada por monseñor José Diéguez Reboredo aduciendo motivos de edad. El elegido para sustituir al que fue máximo responsable de la diócesis es el obispo de Ourense, monseñor Luis Quinteiro Fiuza, que como su predecesor proviene de Ourense. El nuevo obispo de Tui-Vigo envió en la tarde su primer comunicado, en el que agradecía el nombramiento al mismo tiempo que enviaba un ‘saludo lleno de cariño y esperanza’ a todos los sacerdotes, religiosos y religiosas así como fieles de la diócesis. Además, Luis Quinteiro aprovechaba la misiva para saludar a sus dos antecesores, los eméritos José Diéguez Reboredo y José Cerviño, que le antecedieron en el cargo. La trayectoria eclesiástica de Quinteiro Fiuza (Sabrexo, Vila de Cruces1947) ha estado íntimamente ligada a la diócesis de Santiago, donde cursó sus estudios en el Seminario y fue ordenado sacerdote en el año 1971. Quinteiro Fiuza es doctor en Filosofía por la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma, especialista en Filosofía Contemporánea y profundo conocedor del pensamiento de Karl Marx. El nuevo obispo desarrolló gran parte de su ministerio sacerdotal en la Archidiócesis compostelana, donde fue coadjunto de la parroquia de San Juan Apóstol; director del colegio universitario El Burgo de las Naciones y capellán de la residencia de las Madres Calasancias. El nuevo obispo también mantuvo una estrecha relación con el mundo de la enseñanza, siendo encargado de la cátedra de Filosofía del Instituto Teológico Compostelano, director del Centro de Formación Teológica para Laicos, director del Instituto Teológico Compostelano, rector del Seminario Mayor de la capital de Galicia hasta que en el año 1999 ocupe el cargo de obispo auxiliar de esta diócesis. Tres años más tarde sería nombrado por el Papa obispo de Ourense, diócesis en la que, según aseguró en una rueda de prensa de despedida convocada ayer en la capital de As Burgas, contribuyó ‘en dejarla unida’.

Luis Quinteiro: ‘En Ourense he aprendido lo que es ser obispo y siento mucho irme’

‘Siento un profundo dolor por tener que separarme de Ourense. Aquí me hice realmente obispo’. Estas fueron las primeras palabras que articuló Luis Quinteiro Fiuza, nada más serle comunicado la decisión del Papa, Benedicto XVI, de trasladarlo a la Diócesis de Tui-Vigo, para sustituir a otro obispo que pasó por la Diócesis de Ourense, José Diéguez Reboredo. El nuevo obispo de Tui-Vigo aseguró que ‘siento tener que marcharme porque estaba muy a gusto, me sentía muy querido y perfectamente integrado, identificado con la gente’, añadiendo que ‘en los siete años que permanecí en Ourense aprendí a ser obispo y descubrí una tierra con unos valores y unas características únicas’. El religioso está al frente de la Diócesis ourensana desde el año 2002. Ayer nada más conocer el traslado, compareció públicamente en la sal de profesores del Seminario Mayor. ‘El único consuelo es que me quedó en Galicia. Soy una persona que, como el resto de gallegos, apegada a la tierra y es una alegría el quedarme aquí’, apuntó, recalcando que su paso por Ourense marcará un antes y un después en su vida. ‘Estuve 50 años en Santiago y creía que conocía Galicia, si no vengo a Ourense nunca hubiera conocido realmente esta tierra, donde he encontrado una gran espiritualidad que es importante que no se pierda’, manifestó. En el Seminario Mayor, e l obispo de Ourense en funciones estaba acompañado de varios religiosos. Todos ellos se mostraron sorprendidos con el traslado, asegurando que desde hace días se rumoreaba un posible cambio, pero que nadie lo creía. La marcha de Luis Quinteiro Fiuza convierte a la Diócesis de Ourense en un lugar de paso. Por el Palacio Episcopal ourensano pasaron cuatro obispos en los últimos 22 años; Ángel Temiño Sáez, José Diéguez Reboredo, Carlos Osorio y el propio Luis Quinteiro.

El primer responsable de la diócesis que en más de cuarenta años no se llama José

El nombramiento de Luis Quinteiro fue acogido con satisfacción en la Archidiócesis de Santiago, en la que ejerció gran parte de su labor antes de ocupar el cargo de obispo de Ourense. Tanto es así, que uno de los primeros en felicitar al recién nombrado obispo de Tui-Vigo fue el arzobispo de Santiago. Monseñor Julián Barrio Barrio, felicitó así al recién nombrado Obispo de Tui-Vigo, Luis Quinteiro, al tiempo que agradeció la ‘entrega’ demostrada por su predecesor en el cargo, José Diéguez Reboredo. En una misiva remitida en la jornada a los medios de comunicación, Julián Barrio Barrio deseó a Quinteiro Fiuza ‘todo lo mejor’ y se congratuló de que ‘siga perteneciendo a la provincia eclesiástica de Santiago’, a la que siempre estuvo vinculado. Asimismo, el Arzobispo de Santiago agradeció al obispo saliente, José Diéguez Reboredo, ‘su entrega, su generosidad y su buen hacer durante estos años’. Una bienvenida y felicitaciones a la que se sumaron los obispos de las restantes diócesis gallegas. Una de las anécdotas de la elección de Luis Quinteiro para ocupar el cargo es precisamente el nombre del nuevo obispo, que por primera vez en cuarenta años deja de llamarse José, como sucedió en el caso de monseñor Cerviño y Diéguez Reboredo. Otra de las curiosidades que origina el nuevo nombramiento es que la ciudad cuenta en estos momentos con tres obispos eméritos, ya que a los dos predecesores del obispo recién nombrado hay que añadir el de la diócesis de Tarazona, que reside en la ciudad tras su jubilación.