Marisco y pescado comienzan la escalada de sus precios en Vigo

Una pescadera del mercado vigués del Progreso, con un buey de 3,5 kilos vendido por 85 euros. Centolla y nécora están más caras.
photo_camera Una pescadera del mercado vigués del Progreso, con un buey de 3,5 kilos vendido por 85 euros. Centolla y nécora están más caras.

La nécora y la centolla se sitúan actualmente entre los 26-28 euros el kilo para Navidad, más barato que el año pasado pero “subirá mucho más”; el camarón, casi sin existencias

El mercado del marisco en Vigo comienza su campaña de ventas por Navidad con precios actualmente “asequibles”, aunque irán empeorando para el consumidor a medida que avanzan los días, según indican diferentes pescaderías del Mercado de O Progreso. Las nécoras siguen siendo el producto estrella de la mesa y actualmente se fijan entre 27 y 30 euros el kilo, cuatro euros más barato que a estas alturas en 2022. Esto se debe a que la captura, que comenzó este mes de noviembre, fue abundante con el mar picado, y eso hace que los precios en lonja desciendan. Aunque solo por ahora.

 

 

Desde las pescaderías admiten que este crustáceo está viendo como sus precios se encuentran ya en ascenso por la campaña navideña, y que en apenas una semana han subido hasta 6 euros el kilo. La demanda sigue siendo abundante, aunque en líneas generales los clientes esperan a primeros de diciembre para comprar, cuando ya el precio se encuentra elevado: “La gente tiene menos poder adquisitivo y espera a última hora, pero ahí se encuentran con los precios altos”, aseguró la propietaria de una pescadería. El Bogavante también está teniendo mucho tirón entre los compradores más madrugadores, con un precio que oscila entre los 45 y los 48 euros el kilo. 

Más complicado está el mercado de la almeja, los berberechos y el camarón. Con respecto a los dos primeros, las lluvias provocaron una escasez de género aunque, de momento, el precio aguanta. Además, “el berberecho de este año es más pequeño. La almeja subirá seguramente a corto plazo”. El camarón, por su parte, está casi imposible de conseguir, según las pescaderías, y seguramente desaparecerá de las mesas este año. Actualmente ronda entre los 60 euros el congelado y 75 el fresco. Para los paladares más gourmet, el percebe se encuentra actualmente en los 40 euros, pero también subirá semana a semana. 

Diferentes pescaderías del mercado aseguran que pese a que el precio de algunos mariscos todavía no está muy elevado, la demanda baja un poco con respecto al año anterior, aunque las piezas más codiciadas siguen teniendo su público. Sin ir más lejos, ayer se realizó una subasta de un buey de 3,5 kilos de peso que tuvo varios pretendientes (incluso uno de forma telefónica). Al final, la pieza fue vendida por 85 euros. “Este es una especie en peligro de extinción”, señaló la vendedora, que aseguró que  tanto nécora como centolla se siguen comercializando bien pese a que su precio no para de subir. “En dos días ya pasó de 25 a 27 euros”, recalcó, con la esperanza de que las ventas de estos dos manjares navideños sigan manteniéndose como hasta ahora. 

El pescado, otro de los productos más consumidos en Navidad, también ha subido sus precios, si bien no tanto como el marisco. Lenguado o rodaballo son los más solicitados. El primero ronda los 27 euros el kilo, mientras que el segundo ya se sitúa entre 27 y los 48. “Han subido con respecto al año pasado”, indicaba una gerente de otra pescadería, que resaltó el elevado coste del besugo: “Está totalmente disparado. En general todo ha subido y seguirá haciéndolo, pero el besugo lo ha hecho como el que más”. La merluza también está bastante demandada, aunque su calidad, según diferentes pescaderas ha bajado y “ya no se encuentra una decente”. 

A falta de poco menos de un mes para que empiecen las comidas y cenas navideñas, los precios comienzan su escalada para los compradores y los vendedores de marisco y pescado ya advierten que la compra de estos productos “se debería hacer un par de semanas antes. Ya van tarde”.

Te puede interesar