Lola Herrera: “No hay que agarrarse a las cosas, hay que saber soltarlas para aligerar la mochila”

Lola Herrera
photo_camera Lola Herrera.
“Nunca he dejado de hacer teatro a lo largo de 65 años de profesión. Es una pasión. Yo le entrego lo mejor de mí”, confiesa la actriz, que actuará en Vigo el próximo miércoles 6

Lola Herrera (Valladolid, 1935) actuará la semana que viene en Vigo. Llega con “Adictos”, el montaje teatral de Magüi Mira, en el que comparte escenario con Ana Labordeta y Lola Baldrich que se representará el miércoles 6 en el García Barbón en única función, a las 20:30 horas. Al día siguiente estará en Pontevedra dentro de la programación de Afundación. Las entradas están a la venta en ataquilla.com. Coincidiendo con esta parada en la gira, la veterana actriz hizo repaso a su trayectoria para los lectores de Atlántico

 

 

¿Esta obra es otra demostración de la vigencia del teatro?

Interpreto a una científica que ha conseguido un descubrimiento que beneficiará a toda la sociedad, pero como pasa siempre alguien lo aprovechará para destruir. Nadie sabe quién está en las alturas, los que mueven los hilos.

Tres mujeres en el escenario y una dirigiendo. Es un proyecto muy femenino.

Desde luego. Estoy muy contenta. Estuve mucho tiempo sola en el escenario y sienta muy bien estar acompañada. Ana y Lola son dos actrices espectaculares. Tenemos muy repartido el trabajo. Lo pasamos muy bien.

En el guión también está involucrado su hijo, Daniel Dicenta. ¿Cómo se trabaja en familia?

Escribió el texto con Juan Gómez. Con mis hijos me llevo muy bien, nos entendemos perfectamente. Desde pequeños están muy integrados en el ámbito creativo. Compartimos muchas cosas, hablamos mucho.

Con 88 años sigue sobre el escenario, ¿qué le da el teatro para tenerla tan enganchada?

Es una pasión y así se comporta si no se esfuma. Crece cada vez más si se riega, si se le atiende. Yo le entrego lo mejor de mí.

 A lo largo de su trayectoria tuvo muchos papeles, pero se le sigue vinculando a “Cinco horas con Mario”. ¿Qué supuso esta obra a nivel personal?

Fue algo casi casual. La he representado cinco veces a lo largo de 40 años y cada vez fue distinta. El personaje, Carmen Sotillo, podía tener un perfil variado, lo abordé desde edades diferentes. En el teatro se da en muy pocas ocasiones la oportunidad de hacer un recorrido vital con un mismo personaje. Lo he disfrutado y también los espectadores.

 Es una de las actrices más queridas del teatro español, ¿cuál es su relación con el público?

Mi relación es el trabajo. Nunca he dejado de hacer teatro a lo largo de mis 65 años de profesión. También hice televisión, comenzando por algo muy novedoso en su momento, llevar el teatro a la pequeña pantalla. Existe empatía con mi público. Me siento muy querida.

Y también por sus compañeros de profesión, ya que entre sus múltiples reconocimientos destacan los otorgados por su sector.

Sí, tengo mucha suerte. Me gusta sentirme querida. Nuestro trabajo es hermosísimo, pero también muy árido. Nos obliga a la soledad, genera miedos y fantasmas. El cariño suaviza todos los casos y situaciones difíciles.

Llega a representar a Galicia, tierra a la que estuvo  muy vinculada.

Tuve una casa durante 21 años, en A Capela de Carracido, en Porriño. La disfruté muchísimo, pero llegó un momento en que mis padres ya no podían ir y a mis hijos no les interesaba quedarse con ella. Creo que no hay que agarrarse a las cosas, hay que saber soltarlas para aligerar la mochila.

Te puede interesar