La industria viguesa apoya el parque eólico marino frente a Cíes, factible en seis años

Una imagen de los promotores, con las torres de hasta 260 metros, pero a 50 kilómetros.
photo_camera Una imagen de los promotores, con las torres de hasta 260 metros, pero a 50 kilómetros.
El metal ve “una gran oportunidad”: crearía 2.000 empleos en su construcción en A Coruña y 100 fijos después en Vigo

La asociación de industriales del metal (Asime), la patronal que incluye desde el naval a la automoción, está convencida de que la instalación de parques eólicos frente a las costas gallega, y en concreto en la franja entre la Ría de Vigo y el Miño, es “una gran oportunidad”, si bien advierte de que la primera iniciativa, denominada Volanteira, de la empresa española Capital Energy, ha llegado con adelanto. Recuerda el secretario de Asime, Enrique Mallón, lo mismo que había señalado Alfonso Rueda, que todavía falta por aprobar el Plan de Ordenación de Eólica Marina (POEM), que fijará los espacios donde se podría desarrollar los parques.

En todo caso, mantiene que se trata de una oportunidad “para el sector de la industria del metal y para Galicia” y considera que para la implantación de eólica marina hay varias ubicaciones idóneas, “y la zona sur es una de ellas”. Destaca que la patronal Asime ya detecto hace año y medio esa misma franja como óptima. Con respecto al proyecto presentado para estudio ante el Ministerio de Transición Ecológica por Capital Energy, reconoce que lo toman con ilusión. “Es positivo por invertir en Galicia”, aunque admite que a día de hoy no lo conocen. “Lo que nos gustaría es que no se asocie el nombre del parque con las Cíes, nadie va a aprobar un parque eólico marino si afecta de alguna manera a las islas”, señala Mallón, quien también pide tranquilidad, porque se trata de una iniciativa a medio y largo plazo. “Todavía no está publicado el POEM y después de su aprobación todavía saldrán las subastas y allí se presentarán los proyectos, y dentro de esas subastas se harán los proyectos y los estudios de impacto ambiental, por ahora son simplemente intenciones de compañías y no tiene mayor relevancia, estamos en una etapa muy preliminar”, explica. El calendario que maneja Asime es a seis años vista: con suerte el POEM se aprobará este año y las subastas se podrán iniciar en 2023 “y después, se adjudicarán los parques, tendemos seis años para verlo en funcionamiento”. “Hay mucho tiempo para pensar y analizar, es una oportunidad, pero hay mucho por delante”, añade Enrique Mallón, quien apunta que se crearían 2.000 puestos de trabajo en Coruña, en la construcción, y 100 de mantenimiento durante años en Vigo. “Que Galicia dé un paso adelante, la zona sur debe tener uno o más de unos parques marinos potentes”.

Te puede interesar