La hospitalización de salud mental juvenil abre con tres pacientes

El jefe de Psiquiatría, José Manuel Olivares, con parte del equipo de hospitalización infanto-juvenil.
photo_camera El jefe de Psiquiatría, José Manuel Olivares, con parte del equipo de hospitalización infanto-juvenil.

 

La nueva unidad costó 1,3 millones, es la segunda de la Comunidad y dará servicio a los menores de 16 años del sur gallego

La nueva Unidad de Hospitalización de Salud Mental Infanto-Juvenil inició ayer su funcionamiento en el Hospital Álvaro Cunqueiro con los tres primeros pacientes, haciendo realidad así una demanda histórica en el área viguesa. 

 

 

La Xunta realizó una inversión de 1,3 millones de euros en las nuevas instalaciones que cuentan con un espacio de 740 metros cuadrados para dar servicio a menores de 16 años con problemas agudos salud mental. Galicia solo contaba con camas de psiquiatría infanto-juvenil en Santiago, que a partir de ahora atenderá a los pacientes del norte de Galicia, mientras la de Vigo se reserva para las áreas sanitarias de Vigo, Pontevedra y Ourense. El objetivo es hacer frente en mejores condiciones al incremento de la demanda que se observa en estas patologías, especialmente intentos de suicidio, trastornos de conducta alimentaria o trastornos psicóticos. La nueva unidad estará atendida por un equipo formado por 20 profesionales: 2 psiquiatras, 1 psicóloga clínica, 1 trabajadora social, 1 terapeuta ocupacional, 7 enfermeras y 8 técnicos en cuidados auxiliares de enfermería. 

El servicio de Psiquiatría acumula este año un total de 70 ingresos de menores con patologías psiquiátricas, que bien eran hospitalizados en Pediatría o tenían que ser derivados a la Unidad especializada de Santiago. A partir de ahora, estos pacientes ya disponen de una hospitalización específica y especializada para esta atención en el Álvaro Cunqueiro.

La nueva Unidad cuenta con entrada propia por la zona sur del edificio hospitalario y dispone de un área asistencial con seis habitaciones que se pueden hacer dobles, área de terapia y área de estar (con aula, sala de juegos, despacho docente, y sala de espera de familiares). Cuenta también con una zona de consultas, de investigación y docencia. Se trata de un espacio humanizado, construido con madera y cristal, en el que prima la relación con el exterior, la luminosidad, la claridad en los accesos y circulaciones, la discreción y la privacidad. Incluso dispone de uno pequeño jardín con césped artificial, plantas y flores.

Con esta nueva dotación, la Consellería de Sanidad de la cumplimiento al previsto en el Plan de Salud Mental de Galicia, que contempla un importante incremento de recursos para mejorar la asistencia a las patologías psiquiátricas, con especial atención a la infancia y juventud. En este contexto, Vigo puso en marcha un Hospital de Día Infanto-Juvenil en el Nicolás Peña, servicio que desarrolla terapias intensivas y evita ingresos de jóvenes con problemas de salud mental, y que cuenta con un comedor terapéutico. Además, también se abrió una segunda unidad ambulatoria dirigida a menores en el Cunqueiro. En general, se experimentó un incremento muy significativo de todos los recursos dirigidos a la salud mental, ya que además de los destinados a la atención infantil, también se dotó de más medios a la atención de adultos, como la creación de las Unidades de Salud Mental de Ponteareas y Tui; la Unidad de Prevención del Suicidio; la Unidad de Multidisciplinar de Demencias; o el Programa de Atención Sociosanitaria a Residencias, entre otras actuaciones. Todas estas nuevas dotaciones obligaron a contratar a 22 psiquiatras más (un 78%) al pasar de 28 a 50; 12 psicólogos más (un 75%), al pasar de 16 a 28; así como nuevas plazas de trabajadoras sociales, personal de enfermería, TCAES y terapeutas ocupacionales.

Te puede interesar