La guerra sin fin contra la plaga del limonero que daña los árboles

Limonero afectado por Trioza Erytreae, insecto que transmite la enfermedad bacteriana en los cítricos.
photo_camera Limonero afectado por Trioza Erytreae, insecto que transmite la enfermedad bacteriana en los cítricos.
La Tryoza Erytreae en cítricos o el Picudo Rojo en palmeras entre las epidemias más comunes de los árboles gallegos

Hace tan solo dos años que se levantó la veda para la venta de limoneros y otros árboles de cítricos tras cinco años en cuarentena, sin embargo, la Trioza Eritreae o Psilido Africano de los cítricos, la plaga exótica, muy lejos de eliminarse, se sigue extendiendo por toda la zona costera de las Rías Baixas. Tras todas las medidas tomadas todavía resulta complicado encontrarse con un limonero que no tenga esta enfermedad causada por una bacteria que enferma los árboles, pero no los mata y aunque no afecta ni a los frutos ni a las personas por su ingesta sí afecta a su salud. El resultado es la “crisis” de los limones. 

Desde el 2020 la Xunta sigue exigiendo a los viveros y los puntos de venta de estos árboles que lo hagan bajo unas restricciones. Deben tenerlo bajo una cubierta y rociarlo de un tipo de ‘insecticida’ justo antes de su venta, posteriormente filmarlo para que el comprador se lo lleve libre de toda plaga. 

Estos árboles además quedan registrados y podrían ‘ser objeto de inspección", sin embargo, nada más lejos de la realidad, pues tal como aseguran algunos de los profesionales de los viveros de la zona, todavía no se conoce ningún caso de una ‘inspección del limonero’, los compradores llevan ese árbol sano a casa con unas medidas tomadas que de nada sirven si el árbol está cerca de otros cítricos, pues se va a contagiar del insecto que dará esa forma arrugada y con ‘pequeños bultos a sus hojas’.

Los profesionales del sector no dudan en afirmar que hay ciertas plagas como esta que han llegado para quedarse y que tornarán a todos los árboles cítricos enfermos, pues aunque se quieran combatir, no se puede, los pesticidas que lo combaten están siendo eliminados del mercado. Por esto a día de hoy si se quiere tener un limonero en casa, lo más probable es que se tenga un árbol enfermo. Muchos de los profesionales del sector aseguran que estas plagas se deberían al aumento de temperaturas, pues son plagas tropicales, algo que comparan también con la avispa asiática denominada Vespa Velutina y que aseguran no se pueden combatir. Algo similar ocurre con el picudo rojo, un coleóptero de origen tropical originario del sudeste asiático presente en toda la península ibérica desde hace décadas, pero que llegó a Galicia a principios hace no más de diez años. Un pequeño ‘escarabajo’ que produce un gran daño en la palmera depositando sus larvas en el interior de esta que se alimentarán de los tejidos más tiernos colonizando poco a poco el árbol y secándolo lentamente a no ser que se combata con una serie de inyecciones que ayuden a acabar con la plaga. En Vigo fue letal para las palmeras.

Te puede interesar