Los fantasmas del Xeral sobrevuelan la Cidade da Xustiza de Vigo

La Cidade da Xustiza mantiene las antiguas escaleras de marmol del Hospital Xeral.
photo_camera La Cidade da Xustiza mantiene las antiguas escaleras de marmol del Hospital Xeral.
Usuarios del ‘pirulí’ reconocen cierta sugestión al recordar que fue un hospital mientras testigos hablan de episodios “extraños”

El majestuoso edificio de la Cidade da Xustiza ha recuperado su antigua figura, la que tenía cuando se levantó en 1955 como residencia sanitaria, con su emblemático pirulí blanco, que en su momento fue el edificio  más alto de España.  Tras  sesenta años  como hospital, desde 1985, el Xeral,  su recuerdo permanece en la memoria de los vigueses que, por una u otra razón pasaron por sus instalaciones. 

La historia de la que fueron testigos sus cimientos regresa hoy en día al complejo judicial, donde usuarios y trabajadores reconocen cierta sugestión por el recuerdo propio de un edificio en el que comenzaron y terminaron muchas vidas.  A pocos se les escapa la idea de que pudiera ser el escenario perfecto para los amantes de lo paranormal, como ocurrió en los primeros años de puesta en funcionamiento del Museo de Arte Contemporáneo, (antigua cárcel) cuando entonces, tal y como recogían las páginas de este periódico, sus trabajadores relataban situaciones  difíciles de explicar: puertas que se cerraban y abrían solas, sonidos extraños, luces que se encendía y se apagaban…

Las dimensiones del nuevo edificio judicial, más allá de la torre, pueden llegar a sobrecoger en los momentos en los que se acaba el bullicio.  “A veces se escuchan ruidos muy fuertes, pero es normal, es un inmueble nuevo todavía tiene que asentarse y cuenta con maquinaria y el sistema de ventilación”, explicaban algunos trabajadores. 

Pero más allá de los ruidos, en general crujidos vinculados supuestamente al mencionado asentamiento, hay quien ha presenciado otras situaciones. Varios testimonios recabados sitúan los episodios en dos zonas concretas: el edificio anexo, donde se encuentran desde el juzgado de guardia a la oficina de notificaciones. Allí se han detectado encendido y apagado de luces cuando no pasaba nadie. La explicación aportada es que o bien los sensores son muy sensibles y el paso de una simple mosca activa la iluminación o que para el ahorro de energía, estas luces tienen un apagado cronometrado.  

El otro “punto caliente” se situaría en el pasillo hacia el acceso todavía cerrado de la calle Vázquez Varela. En concreto en una zona que coincidiría con la antigua morgue del hospital.  Nadie se atreve a hablar abiertamente sobre este tema. “Se sabe que pasan cosas raras", comenta un funcionario. Para los episodios que han sido relatados a este periódico, de momento, no se ha obtenido una explicación razonable, aunque los propios testigos la buscaron.    

Alguien vio cómo unas de las puertas de acceso restringido (que solo se abre con tarjeta) se abría y cerraba de repente tras encenderse la luz que se activa con una presencia, pero no había nadie.  Se comprobó un posible fallo eléctrico, pero quedó descartado. Todo estaba correcto y quien intentó entrar sin tarjeta no pudo.

Al margen de los ruidos propios del edificio y sus sistemas de ventilación, se llegaron a escuchar solo durante unos minutos varios golpes fuertes y sonidos que se asemejaban al que hacían las camillas.  Reconocen estos testigos,  que todo es interpretable y que pueden deberse a cualquier otra cosa, aunque lo diferencian del ruido de la reverberación que hacen los vehículos al pasar y que al filtrarse por los conductos de ventilación se asemejan a ráfagas de viento.

El asunto de los posibles fantasmas del Xeral genera tema de conversación, como hablar del tiempo en un ascensor,  pero siempre desde el humor  pese a que a no a todos les haga gracia. “Es cierto que hay abogados y procuradores que comentan que les da cierto reparo pensar que estaba aquí el hospital”, reconocía una funcionaria, pero nada más.  Quien cuenta que  se topó con alguna sombra escurridiza prefiere mantenerse al margen, “son temas muy sensibles”.

Te puede interesar