Atlántico

VIGO

La familia de Berta Cáccamo reúne su legado artístico

La primera exposición se inaugurará el viernes 27 en Cambados con una selección de su obra
La obra sin título, realizada de 1996, formará parte de la exposición de Berta Cáccamo en Cambados.
La obra sin título, realizada de 1996, formará parte de la exposición de Berta Cáccamo en Cambados.
La familia de Berta Cáccamo reúne su legado artístico

 “Berta Cáccamo. Enteiramente pintado: rexistro dun percorrido vital”. Con este título, el legado de la artista viguesa regresa al circuito expositivo el próximo viernes, 27, en el pazo Torrado, de Cambados.  Cuando se cumple un año y medio del fallecimiento de Cáccamo, con 54 años, una iniciativa para custodiar su colección personal de su primer paso en esta muestra, comisariada por Juan de Nieves.

Así, a iniciativa de su hermano, Xosé María Álvarez Cáccamo, dos especialistas en su obra, el propio De Nieves y Carlos Bernárdez, trabajan desde hace más de un año en la recopilación, la preservación y restauración de la colección particular de la artista. Reunieron unas 200 pinturas y más de mil dibujos que trasladaron de su taller de trabajo en Coruxo y de galerías de arte a una nueva sede en Vilaboa. 
Aún sin decidir cómo constituirse, el equipo que custodia su producción se plantea como objetivo la realización de un catálogo razonado de la obra completa de Berta Cáccamo. “Es un trabajo arduo que implica la recopilación de las piezas repartidas por colecciones privadas y públicas, por lo que es necesaria la implicación de las administraciones”, apunta Juan de Nieves, quien señala al igual que en el caso de otros artistas recientemente fallecidos, “Cáccamo forma parte del patrimonio cultural y desde las instituciones deben comprometerse a la divulgación y la investigación de su legado”.
Otra de las funciones de este órgano de custodia es establecer los criterios en la política de ventas de sus cuadros, tal y como indica De Nieves: “Su obra continúa en el mercado a través de las galerías y de la propia familia, pero hay que cuestionarse lo que se debe preservar, pensando en una posible fundación; en los fondos familiares hay etapas de las que solo quedan una o dos piezas, eso hay que tenerlo en cuenta.
Con la obra de la colección personal de la artista reunida, queda una importante labor por delante, como reconoce el comisario: “Nada de lo que hay se puede tirar, pero sí hay que valorar cada pieza, sobre todo en el caso de los dibujos y diferenciar los acabados de los bocetos o de los simples garabatos”. Este es pues, el inicio un largo proceso.n