Dimite el presidente de los médicos, Isidro Lago, que había roto con Sanidade

Manuel Rodríguez, Isidro Lago y Luciano Garnelo, ayer en la rueda de prensa de la sede colegial pontevedresa.
photo_camera Manuel Rodríguez, Isidro Lago y Luciano Garnelo, ayer en la rueda de prensa de la sede colegial pontevedresa.
Explica que se va por coherencia, porque había decidido romper relaciones con la Consellería ante su “deslealtad” y falta de avances en la mejora de Primaria

El presidente del Consello Galego de Colexios de Médicos, Isidro Lago, muy crítico con la actitud y la gestión de la Consellería de Sanidade, presentó su dimisión en este organismo por "coherencia". Isidro Lago dijo que no podía mantener la decisión de romper “todo tipo de relación” con el equipo de Julio García Comesaña, que aprobó en fecha reciente el Colegio de Médicos de Pontevedra, cuando era convocado a reuniones en la Consellería de Sanidade como presidente del Consello Galego de Colexios de Médicos. “Era contradictorio tener una postura en el Colegio de Médicos Pontevedra y otra distinta en el Consello Galego, no puedo disociarme”, apunta. 

 

 

Isidro Lago comunicó su decisión a los presidentes de los otros tres colegios médicos de Galicia, quienes le insistieron en que se mantuviese en el cargo. En todo caso, su mandato al frente del Consello Galego, que es rotatorio y por dos años, estaba caducado desde marzo. Ahora seguirá en funciones, como mandan los estatutos, hasta que haga efectiva su dimisión en la próxima reunión de este organismo.

A pesar de esto, dijo que están dispuestos a retomar la negociación y a hablar con el presidente de la Xunta,  Alfonso Rueda, “por la empatía que mostró con nosotros para solucionar temas sanitarios” proponiendo incluso reuniones cada seis meses. También mantendrán el diálogo con los gestores de las áreas sanitarias por “ser profesionales cualificados aún siendo cargos inferiores”.

El Colegio de Médicos de Pontevedra criticó la “falsedad” y “deslealtad” en las declaraciones efectuadas por el conselleiro de Sanidade tras la reunión entre los colectivos médicos, el presidente de la Xunta y él mismo porque no reflejaban lo que se había acordado. “El conselleiro logró convertir una reunión productiva y cordial en un fiasco personal”. A mayores, ayer lamentaron “la poca claridad que tiene sobre las competencias médicas” por su empeño en adjudicar competencias médicas a farmacéuticos, enfermería y a personal no clínico que es el que decide la prioridad en la asistencia de pacientes en los centros de salud. Sobre esto advierten que es “un peligro para la intimidad y, mucho más grave, para la propia seguridad de los pacientes”. En su opinión, son medidas ineficaces y carentes de seriedad. "Existen dos realidades, la que percibe el conselleiro y su equipo y la que percibimos médicos y pacientes".

Isidro Lago: “Su actitud nos exige ir al juzgado para cada reinvindicación”

El presidente del Colegio de Médicos de Pontevedra, Isidro Lago, asegura que no se está ejecutando el Plan Vertebrador de Atención Primaria y que la actitud de la Consellería de Sanidade les obliga a llevar sus reivindicaciones a los juzgados. Recuerdan que el TSXG dio la razón al Consello Galego de Médicos en una instrucción que permitía recetar medicamentos a los farmacéuticos de los centros de salud en el caso de pacientes crónicos. El alto tribunal gallego consideró que no se ajustaba a la ley porque son competencias de los médicos y porque “no iba dirigida a paliar problemas temporales de accesibilidad asociados a la pandemia, sino que tenía vocación de permanencia, al referirse a la situación que se presentaba en determinadas épocas del año debido a la carencia de profesionales para cubrir ausencias, así como a la mayor carga de trabajo que a los facultativos les suponía contar con una sociedad envejecida, con mayor cronicidad y pluripatología". 

Al mismo tiempo, el TSXG también condenó por primera vez al Sergas por “violar las normas de seguridad en el trabajo” de los médicos de familia y los pediatras.  La sentencia respondía así a la demanda de conflicto colectivo que el sindicato  O´Mega había presentado en agosto para denunciar la desproporcionada carga de trabajo a la que el Sergas y la Consellería de Sanidade sometían a médicos y pediatras de Atención Primaria, obligados a atender a una media diaria de 70 pacientes, el doble del límite establecido por la Xunta.

Los médicos recuerdan que hay otras denuncias pendientes de sentencia.

Te puede interesar