TRAS LA RECONQUISTA

La (desconocida) cuna del héroe

Bernardo González del Valle nació y murió en su casa ourensana, que hoy se mantiene reconocible como Casa Grande de Cachamuiña. Sus restos permanecieron en la capilla local hasta 1933, cuando el traslado a Pereiró

La casa de "Cachamuiña" en su pueblo natal, con cierto aspecto de pazo, que incluye una capilla,
La casa de "Cachamuiña" en su pueblo natal, con cierto aspecto de pazo, que incluye una capilla,
La (desconocida) cuna del héroe

nnn Cachamuiña es un pueblo, en el Concello ourensano de Pereiro, muy cerca de la capital. Allí se encuentra todavía hoy la casa donde nació y donde después vivió retirado cuando le dieron de baja del Ejército a resultas de sus graves heridas en la toma de la villa de Vigo, que se convirtió por ello en Ciudad de Vigo. Bernardo González del Valle, oficial del Ejército, pasó a la historia con el nombre de su pueblo “Cachamuiña”, y fue el héroe que consiguió echar abajo la puerta de Gamboa y recuperar la plaza que había sido ocupada apenas dos meses antes por las tropas francesas, que se consideraban invencibles en toda Europa. Vigo fue el inicio del final del poder del Emperador corso.
En realidad, muy breve fue la presencia de las tropas de Napoleón en Vigo: el 31 de enero de 1809, hace por tanto ahora 216 años, la plaza se rindió ante la llegada de dos batallones de húsares galos pese a la negativa popular a abrir las puertas. Pero las autoridades locales -Vázquez Varela, que era alcalde- llegaron a la conclusión de que la resistencia era inútil, y lo que hicieron fue permitir que la pequeña guarnición española se escapara por otra parte para comenzar a prepara la resistencia, como así fue. 
El resto es bien conocido: el coronel "Cachamuiña" hostigó  a los franceses en el campo con sus tropas regulares y "partisanos" y en marzo del mismo, año, el día 28, se puso al frente de los soldados y patriotas que se lanzaron contra la Gamboa, que cerraba las murallas de la entonces villa. La operación la dirigía el controvertido Pablo Morillo, pero fue Bernardo González del Valle quien logró echar abajo la puerta entre el fuego enemigo. Y no salió ileso de aquella gesta, que fue la primera de España en la Guerra de la Independencia contra el dominio francés, sino herido de gravedad tras recibir al menos siete disparos de bala que poco después le obligaron a dejar la milicia y retirarse a su casa ourensana de Cachamuiña en 1811, donde 30 años más tarde falleció. 
Allí mismo fue enterrado, en una capilla que todavía es visitable un día al año, ya que se trata de una propiedad particular que cuenta con una familia al frente orgullosa de la historia, plasmada en parte en los muros.
Apenas ha sufrido algunos cambios, pero en lo esencial no difiere exteriormente de la residencia de González del Valle. En el pueblo se la conoce como la Casa Grande de Cachamuiña y la iglesia es la de su casa y está en el antiguo patio del "pazo" ahora dividido. En 1932 sus restos fueron trasladados al cementerio de Pereiró, conocido por la riqueza y calidad de sus esculturas, donde hay obras de  escultores como Francisco Asorey o González Pola. En la inscripción pone que la placa es un presente del Centro de Hijos de Vigo, realizada por Marmolería Sousa. La segunda y definitiva tumba del héroe vigués está muy cerca de la entrada principal del cementerio de Pereiró, que preside el monumento funerario a Concepción Arenal. n