Vigo

El confinamiento aceleró el cambio de las Cíes

Vigo

VIGO

El confinamiento aceleró el cambio de las Cíes

Proceso de tala de eucaliptos en la Isla Norte de Cíes, acelerado durante estos mesos de cierre del Parque Nacional.
photo_cameraProceso de tala de eucaliptos en la Isla Norte de Cíes, acelerado durante estos mesos de cierre del Parque Nacional.
El confinamiento y la ausencia humana han provocado que haya más cormoranes, mariposas y lagartos mientras se talan los eucaliptos y acacias. El Parque prevé reabrir   a finales de junio pero no se sabe la cifra de visitantes ni el aforo del camping.

El cierre de Cíes desde febrero, sin visitas los festivos ni en Semana Santa, ha provocado no pocos cambios en el Parque Nacional, aunque los técnicos de la Consellería de Medio Ambiente todavía están haciendo valoraciones sobre qué se debe a la propia naturaleza, qué a la ausencia casi absoluta de presencia humana. Hay más cormoranes (la colonia de estas aves marinas no hace sino crecer), más mariposas y otras especies han proliferado, como el lagarto de Ons, mientras ciertas plantas en peligro de extinción han podido proliferar con menos problemas durante estos meses en la costa de Cíes. 

De momento, no hay reservas para el verano, con la central cerrada, ni tampoco seguridades sobre qué va a pasar a corto plazo: ni cuándo se va a abrir la temporada de visitas -quizá a partir del 21 de junio, que es la fecha con la que trabajan en el Parque, pero puede que más tarde- ni tampoco cuál será el aforo permitido, si es que se va a modificar en función de la reducción del máximo de pasajeros autorizados a las navieras. Ni siquiera hay seguridades sobre el camping, salvo que tendrá que restringir el número de campistas para adecuar el espacio a las medidas legales. En todo caso, una seguridad: Cíes ha cambiado y mucho y este verano no será igual que los anteriores. Para empezar, será necesario el uso de mascarillas.

Emilia Castro Villaverde del Parque Nacional, ha pasado muchos días como afortunada visitante de Cíes y también de las otras islas (Ons, Sálvora y Cortegada) y destaca que sobre todo hay mucha tranquilidad, "limpieza, fauna por todos los lados, y reptiles en los caminos". 

“El Parque está precioso después de todo el invierno, que ha incidido de forma favorable sobre el ecosistema, podemos decir que se encuentra en muy buen estado de salud tras el confinamiento”, señala.
Explica que las islas están saliendo de la primavera, visible en la  floración y nidificación, y que en ciertos casos la no presencia humana ayuda a algunas especies, "aunque habría que hacer un seguimiento en los próximos años para afirmar que hay una respuesta concreta a esta situación", indica. Advierte entre otros aspectos contrastados de que hay aves criando en lugares donde no lo hacían. No obstante, mantiene que aunque hay una incidencia favorable no se pueden sacar conclusiones definitivas sobre su relación el cierre. En todo caso, han comprobado algunos hechos llamativos, como la explosión de mariposas, muy abundantes. Con respecto a las aves marinas, hubo ligeras modificaciones sobre todo en el cormorán aunque de momento no se puede cuantificar cuál ha sido su proliferación, que también resulta visible. Al respecto, señala que el "corvo mariño", al contrario que la gaviota, es una especie muy sensible a la presión humana y "es verdad que se nota una ligera modificación, pero preferimos ser prudentes". En cuanto a las gaviotas, que son muy territoriales y protectoras, la falta de presencia humana les ha hecho ocupar otros espacios.
Con respecto a una posible nueva limitación de aforos, los responsables del Parque Nacional no son partidarios de nuevos recortes, tras el último realizado con el Plan Rector de Usos, que afectó a Cíes y Ons. Recuerdan que el estudio sobre capacidad de carga de las islas se hizo con parámetros ambientales y por tanto, concluyen que no sería necesario hacer modificaciones a la baja sobre la entrada de gente.
¿Cuándo se podrá reservar un billete para Cíes? El Parque Nacional juega con la vuelta del turismo para la segunda quincena de junio, coincidiendo con la llegada del verano y el fin de la alarma, pero todo está en el aire. Lo primero, será contar con la normativa de Ministerio de Sanidad, que exigirá cambios de fondo. "Estamos preparando el protocolo para el verano, habrá que llevar mascarilla y medidas de seguridad, evitar las distancias sociales", explican. Eso sí, señalan a los visitantes "que se olviden del móvil al ir a Cíes" y que "hay que llevarse la basura para casa, evitar tocar las superficies como barandillas, respetar los caminos y circular por la derecha". En cuanto al camping, se está reestructurando:  se van a reducir las parcelas, y por tanto perderá "de forma notable". Habrá códigos QR, que faciliten cumplir las normas, a la espera de que lleguen los primeros turistas del año.  n

Comentarios