El Concello de Vigo toma medidas en el edificio donde murió el bombero

El edificio derrumbado en el que murió el bombero de Vigo. // Vicente Alonso
photo_camera El edificio derrumbado en el que murió el bombero de Vigo. // Vicente Alonso
No había ningún expediente por motivos de seguridad. El juzgado investiga si hubo delito en el accidente mortal y abre diligencias a la espera de informes

La maquinaria judicial para discernir si hubo algún tipo de negligencia susceptible de delito en el accidente sufrido por un bombero en acto de servicio el pasado sábado en Beiramar se ha puesto en marcha. El Juzgado de Instrucción 1, que abrió diligencias el mismo día del siniestro, ya tiene sobre la mesa el atestado inicial sobre los hechos de la Policía Judicial, y a él se irán sumando al menos otros tres. 

Uno de ellos será el que elaboren   los agentes de la Policía Científica, que inspeccionaron el inmueble situado en el 127 de la Avenida de Beiramar cuya pared se desplomó sobre Sergio Sanlés, de 49 años. A él se sumará el informe de los inspectores de Trabajo, que deberá determinar si hubo algún factor que contribuyera al accidente, como fallos en el equipo que llevaba la víctima, si había o no deficiencias en las medidas de seguridad así como las condiciones de trabajo. De igual forma, en la zona se personaron técnicos del Issga (Instituto de Seguridade e Saúde de Galicia) para supervisar si se cumplía los planes de prevención de riesgos.

Con toda esa información, el juzgado determinará si hubo indicios de algún tipo de delito contra la seguridad y salud de los trabajadores o si el fallecimiento se debió a un fatal accidente sin ninguna responsabilidad penal. 

De momento, el Concello también remitirá al juzgado una serie de actuaciones urgentes de seguridad sobre el edificio y que fueron anunciadas ayer por la concejal de Urbanismo, María José Caride. Tras expresar sus condolencias a la familia y compañeros del fallecido, la edil explicó que este inmueble no contaba con expedientes abiertos ni con avisos de incidencias o problemas de seguridad.

 

 

De hecho, según fuentes municipales, el operativo de inspección llevado a cabo por la dotación del parque de bomberos de Coruxo (con 6 efectivos) se realizó debido a un aviso de un particular, que observó desprendimientos en el edificio. Caride  explicó que, a día de hoy, el inmueble sigue presentando riesgo de caída de elementos, por lo que hoy mismo se procederá, de forma subsidiaria y urgente, a acometer las medidas necesarias para garantizar la seguridad y evitar riesgos para los edificios colindantes o para las personas que puedan transitar por la zona. Igualmente, el Concello procederá a la retirada de los escombros que quedaron en el callejón anexo al edificio siniestrado, para facilitar el paso a una empresa ubicada al lado. 

La edil informó de que se contactará con la propiedad del inmueble para que acometa las medidas necesarias, haciéndose cargo del coste de las medidas urgentes.

Ayer, el pleno del Concello guardó tres minutos de silencio en memoria del bombero fallecido, al que le fueron dedicadas las primeras intervenciones de los grupos de la corporación.

Te puede interesar