El Concello de Ponteareas, en números rojos y endeudado

Ricardo González, Sivia Fernández, Nava Castro,  Jesús Cao, Francisco Represas y Raquel Plana.
photo_camera Ricardo González, Sivia Fernández, Nava Castro, Jesús Cao, Francisco Represas y Raquel Plana.

La alcaldesa y cinco concejales hicieron balance de los primeros 100 días al frente de la administración local que solo en facturas acumula una deuda de 2,5 millones

Nava Castro, acompañada por cinco concejales de su gobierno, compareció ayer en rueda de prensa para mostrar los “números” a los que se ha tenido que enfrentar en los primeros cien días al frente de la Alcaldía. Una situación económica complicada y difícil de solucionar, heredada de ocho años de mandato del  bipartito BNG-PSOE. "La capacidad económica que tenemos es mínima, cuando tomamos posesión el 23 de junio, nos encontramos con que solo contábamos con 97.000 euros para hacer algo el resto del año 2023".

El desglose arroja más de 9 millones de euros en deudas. Y solo en facturas impagadas hay 2,5 millones, según consta en el correspondiente expediente así como otros 300.000 euros de 350 facturas por supuestos trabajos realizados sin contrato además de cerrar el ejercicio 2022, con pérdidas de 1,5 millones, dato también  recogido en expediente municipal.

Pero hay más: lo peor del presupuesto de la anterior coalición de gobierno, BNG-PSOE, se refiere al alumbrado público: incluyó una partida de 300.000 euros cuando el coste real es de 1,3 M. Pero para evitar problemas generados por la anterior administración, que provocaron, entre otros, un corte de luz antes de la sesión de investidura, se están buscando soluciones viables “y tenemos contactos para  cerrar un plan de pagos con la empresa eléctrica y poder abonar la deuda”. Y como la capacidad económica "que tenemos es mínima" para hacer frente a las deudas heredadas, Nava Castro anunció que llevarán a pleno un crédito extrajudicial de más menos 450.000 euros para el pago pendiente de la luz: "cuento con aprobarlo y espero que sean responsables”.

Cada concejal hizo balance de su área, lo que se encontró y lo que buenamente han podido hacer en estos cien días. “Encontramos un Concello de puertas cerradas y hoy es un Concello abierto a vecinos y a todo el mundo". Los cambios realizados permiten acudir a la administración local “sin trabas, y para nosotros es importante que no haya puertas cerradas ni en la Alcaldía ni en los departamentos municipales". Y la alcaldesa concluyó agradeciendo el “inmenso trabajo" de todo el equipo”

Te puede interesar