Vigo

Los comuneros de Cabral se hacen con la ITV viguesa

Vigo

vigo

Los comuneros de Cabral se hacen con la ITV viguesa

La ITV de Peinador seguirá sin cambios, pero con otro propietario de los terrenos.
photo_cameraLa ITV de Peinador seguirá sin cambios, pero con otro propietario de los terrenos.
La Audiencia ratifica que el terreno es de su propiedad. La inspección de vehículos continuará trabajando con otro arrendador
 La Audiencia ratificó la sentencia del juzgado de Primera Instancia de Pontevedra y confirmó la demanda interpuesta por la Comunidad de Montes de Cabral frente al Concello de Vigo, la Xunta y la empresa Supervisión y Controles SA en la que había declarado que el terreno sobre el que se levanta desde hace 20 años la inspección técnica de vehículos (ITV) de Peinador es de titularidad comunal. Por tanto, aunque cabe todavía un improbable recurso de casación ante el Supremo, a partir de ahora los terrenos del ITV son de la comunidad de montes. ¿Y qué va a pasar? La comunidad de montes remitirá la sentencia a la Xunta y el Concello  para a continuación, en el plazo más breve, asumir los 10.000 metros cuadrados sobre los que se levanta la ITV, que seguirá funcionando con normalidad, pero con otro arrendador. "No queremos quitar ningún negocio de Cabral, al contrario, pero a partir de ahora la Comunidad de Montes cobrará el alquiler en las condiciones actuales hasta que finalice el contrato y luego ya se verá", explicaron desde la entidad de montes.
La sentencia del tribunal de recurso provincial confirma lo ya que había declarado el juez: que la porción del monte de Cotogrande situada al norte de la avenida del Aeropuerto y las proximidades de Ifevi, con una superficie total de 10.522 metros, es propiedad de la Comunidad de montes de Cabral, por haberla venido poseyéndola como parte integrante del monte Lodoso, desde tiempo inmemorial en régimen de aprovechamiento colectivo.  La resolución judicial también declara la nulidad absoluta de la cesión de dicha porción de monte vecinal otorgada en su día por el Concello a favor del Estado y no impone costas. Es la enésima victoria de los comuneros, que ya lograron la titularidad en Cotogrande, Peinador y otros. n