Vigo

Coia ya no es ciudad-dormitorio

Vigo

VIGO

Coia ya no es ciudad-dormitorio

Vecinos de Coia, ayer, en la típica partida en el entorno de As Travesas.
photo_cameraVecinos de Coia, ayer, en la típica partida en el entorno de As Travesas.
Medio siglo después de la inauguración del "polígono", el barrio se ha convertido en parte integrante del casco urbano, como un centro más desde Travesas, y estabiliza su población en 30.000 habitantes. 
En cuestión de unos días se cumplirán oficialmente 50 años desde la inauguración de Coia, que nació como polígono, fue luego barrio y ahora es casco urbano central a medida que Vigo se ha ido extendiendo hacia el mar. La última frontera la marca desde principios de siglo XXI Navia, que ha heredado también su denominación de “polígono”, a la espera de que se desarrollen las figuras urbanísticas de la avenida de Europa, que completarán con muchos años de retraso la conexión que ya soñaba Palacios entre la ciudad y su playa conformando un todo coherente.
 ¿Qué era Coia hace 50 años y qué es hoy? La prensa de septiembre de 1969 destacaba que ya se estaban ultimando los últimos preparativos para inaugurar la calle principal, que se llamaba avenida de Samil, tras la demolición de los “viejas cocheras de los tranvías (de Travesas), ahora alineados en la Florida, en vías algo desvencijadas, como composiciones de trenes que no tienen destino”. Una foto señalaba la “perspectiva de la nueva magnífica avenida que cruza el polígono urbanístico de Coya (sic), y que desde la plaza de América, en la barriada de las Traviesas, la más atractiva actualmente por moderna urbanización, conduce al acceso a la carretera de Samil en una doble vía, de calzada muy amplia, con jardincillo central y ‘acerones’ a ambos lados”. Y continuaba: “Es la vía de penetración y circulación rápida, en esta barriada, que llegará a albergar a muchos miles de habitantes, puesto que solo la Caja de Ahorros ocupante de una zona de dicho polígono edificará inicialmente 2.500 viviendas. De esta avenida parten otras vías de comunicación con las diferentes calles y placitas del polígono, en el que se ha cuidado al urbanismo en su más exacto sentido”. 
Eso se decía hace ahora 50 años ante lo que iba a ser la extensión de la ciudad. No se equivocaron aunque el camino fue largo: primero el polígono de Coya, luego el barrio de Coia y ahora una parte de la ciudad. “Ya no somos una ciudad-dormitorio, aquí hay vida todo el año, nada que ver con hace 20 o 30 años, que entonces se vaciaba de noche y en los festivos, era como una ciudad dormitorio”, explica Marisol Polo, presidenta de la asociación vecinal Cristo da Victoria, la más veterana y con 700 personas de alta (esperan llegar a mil este año), pero no única: en Coia hay cuatro entidades compitiendo entre sí (Camiño Vello, Miñoca y Torreiro), un hecho único en Vigo, que también explica el dinamismo que ha tenido el entorno desde su creación. 
El tiempo ha pasado por Coia, que tiene hoy prácticamente la misma población que al inicio del siglo: entonces eran 30.241 y hoy mil menos, 29.240. Continúa siendo el barrio más poblado de la ciudad, pero ha dejado lejos las cifras del pasado, cuando se consideraba como la “octava ciudad”. Hoy cuenta con un censo similar a Redondela (que no alcanza los 30.000) y apenas algo menos que Vilagarcía, que ronda los 35.000.  En las viviendas antes podían residir familias muy amplias o incluso más de una en el mismo espacio, con padres e hijos. Pero eso ya no es así.

Más en Vigo
Comentarios