Atlántico

NUEVO PUNTO DE ENCUENTRO

Cientos de personas estrenan la nueva Plaza de América transitable

El gobierno vigués finalizó las obras de reforma  que la convierten en un punto de encuentro con vegetación y agua, y espectáculo de luz y sonido por la noche. Abrió el parque Cela y proyecta cinco nuevas humanizaciones.

Abel Caballero, acompañado de algunas de sus concejalas y aspirantes al cargo, paseó por la nueva Plaza de América.
Abel Caballero, acompañado de algunas de sus concejalas y aspirantes al cargo, paseó por la nueva Plaza de América.
Cientos de personas estrenan la nueva Plaza de América transitable

  No hubo inauguración oficial ni música como en otras ocasiones, por el periodo electoral, pero el alcalde Abel Caballero se pasó ayer a mediodía por la Plaza de América, que solo unas horas antes había abierto tras la conclusión de las obras. Antes de que llegara cientos de personas ya estrenaban la nueva plaza transitable, en la que el Concello ha invertido 1,5 millones de euros. Algunas preguntaban "¿sabe si queda mucho para que llegue el alcalde?".

Caballero aseguró que "esta plaza tenía una gran escultura, pero el resto era insoportable y cogimos como modelo el Columbus Circle de Nueva York. Allí había una rotonda pero hicieron un proyecto para poder caminar la parte interior".
El alcalde precisó que "nosotros creamos nuestra propia plaza transitable, con fuentes, con árboles y para que esto pueda ser un lugar de encuentro en la ciudad", dijo.

Una rotonda llena de vegetación y con el sonido del agua que tapa el ruido. Así es la nueva Plaza de América. Por la noche los vecinos  y las personas que se acercaron hasta As Travesas pudieron disfrutar de un espectáculo de luz y sonido. 
Son en total más de 8.000 metros cuadrados de árboles, setos ajardinados, 26 puntos de luz, bancos, jardineras y luminarias led.
Todo ello se completa con dos grandes proyectores con luz e imágenes sobre la escultura y el agua. "Será un festival", dijo el regidor.

Hay otras plazas similares en Washington la Logan Circle, en Bruselas la Schuman Round o en Oporto la Rotonda Boavista, en todas se inspiró el proyecto cuyo objetivo es la conquista de espacio peatonal de calidad.
El acceso se realiza a través de tres pasos de peatones y la obra amplía el anillo exterior de la rotonda a 50 metros de diámetro, tal y como se pensó inicialmente, manteniendo los carriles de circulación. En el anillo exterior hay tres bandas de zonas ajardinadas y en el anillo interior, una fuente rodea el jardín en forma de gradas decrecientes que acaban en una lámina de agua.
Los accesos peatonales son Florida y Castelao, que confluyen en una gran isleta, la cual recoge otro de los monumentos que componen el escenario de Porta do Atlántico, y desde este gran espacio se accede a la plaza. Otra isleta de acceso es la que se encuentra en López Mora, y el tercer acceso desde la acera perimetral en la confluencia de Fragoso y Castrelos.
El proyecto procura que en el interior de la rotonda el sonido del agua y la barrera de vegetación refugien al transeúnte de la contaminación de vehículos, del ruido y ofrezca total seguridad con la separación del vehículo, creando una nueva zona de encuentro y de recreo de los vecinos y visitantes.
Hace unos meses el autor del monumento Porta do Atlántico,  Silverio Rivas, visitó las obras. Era el año 1991 cuando se inauguró el túnel bajo la Plaza de América y en la superficie el monumento, proyectado como un homenaje a todos los emigrantes que se dirigían al puerto de Vigo, y que simboliza a su vez el Océano Atlántico que separa América de Europa. El artista destacó entonces que la rotonda vuelve a su diámetro inicial, con el que fue concebida, y que hace 28 años se decidió reducir por los problemas de nivelación con el vaso de la fuente, y el monumento recupera el color rosa de la piedra Rosa Porriño con el que fue construido. n