Atlántico

VIGO

Uno de cada tres vehículos no pasa la inspección técnica a la primera

Las emisiones contaminantes ya son el tercer motivo de rechazo en las inspecciones técnicas de Peinador y Porriño. 40.000 vehículos tuvieron que repetir la prueba en la estación de Vigo. 

La ITV de Peinador revisó el año pasado más de 114.000 vehículos, de los que cerca de 40.000 tuvieron que repetir. En Porriño se examinaron 94.500.
La ITV de Peinador revisó el año pasado más de 114.000 vehículos, de los que cerca de 40.000 tuvieron que repetir. En Porriño se examinaron 94.500.
Uno de cada tres vehículos no pasa la inspección técnica a la primera

Los conductores se enfrentan desde hace unos meses a una ITV más exigente y dura especialmente en lo referente a las emisiones contaminantes, que ya es el tercer motivo por el que uno de cada tres vehículos no pasa la inspección técnica a la primera en Vigo. El índice de rechazo el año pasado se situó en un 27,7% del total de los coches inspeccionados -pasaron por la estación de Peinador 114.061 automóviles y 94.512 por la de Porriño-. Cerca de 39.000 conductores, en el caso de la primera, tuvieron que volver a una segunda revisión y de 34.000 en la segunda.

La primera causa por la cual se suspende este examen está relacionada con el alumbrado y señalización, seguida de problemas con los ejes, ruedas, neumáticos y suspensión y en 2018, por primera vez y con carácter general, el rechazo en emisiones contaminantes superó a los defectos en el sistema frenado, que es la cuarta causa de rechazo. "Esto puede deberse a la implantación de los requisitos de emisiones más estrictos llevados a cabo durante los últimos años por parte de las administraciones", señala Carmen Fernández Díaz, portavoz de Supervisión y Control (SyC), que es la empresa concesionaria de las ITV en Galicia.

En cuando al número de inspecciones, ambas estaciones experimentaron el año pasado un crecimiento. En el caso de la porriñesa fue de un 2 por ciento, igual que la media gallega, mientras que la de Peinador sumó 300 revisiones más con respecto a 2017, porcentualmente inapreciable pero significativo porque se estabilizaron las inspecciones tras dos años de bajada con la apertura de la ITV de Nigrán en 2016, que supuso un trasvase de coches. 
El sector achaca este aumento de las inspecciones a dos motivos. Por un lado al envejecimiento paulatino del parque de vehículos (Galicia tiene el tercero más viejo de España) pero también a una "mayor sensibilización de la Administración que está incluyendo a la ITV como una de las medidas para el objetivo cero accidentes", explica Fernández. 

mayor control electrónico

Desde 2018 se han comenzado a controlar todos los elementos electrónicos de los vehículos que pasen su revisión con el objetivo de que sean más seguros y eficientes, con menos emisiones, así como reducir los fraudes. De acuerdo a la nueva normativa, los centros ITV tienen que disponer de nuevos dispositivos de lectura del sistema de diagnóstico a bordo (OBD) que se conectarán a los vehículos para inspeccionar los sistemas de seguridad electrónicos y de control de emisiones. 
Con respecto al tipo de vehículos, el grueso de las inspecciones en Vigo -cerca de un 80%- corresponden a turismos- mientras que en el caso de transporte de mercancías ligeras y pesadas, el centro de Porriño supera al de Peinador por los costes -es más barato- y también por la ubicación en la zona de dos grandes focos industriales como son A Granxa y As Gándaras. En el caso de motocicletas y ciclomotores, representan casi un 5 por ciento de las revisiones en Vigo, una de las ciudades de España con más parque de motos.
Con respecto a los eléctricos, con un goteo constante de unidades en los últimos meses, tienen que realizar las mismas pruebas que el resto de vehículos en la inspección a excepción de las emisiones contaminantes, de la que estarían exentos. En Galicia, la empresa concesionaria de la ITV instaló un centro piloto en A Sionlla, Santiago, exclusivo para coches eléctricos.n