Atlántico

UNIVERSIDAD

Más luz sobre el control de la temperatura en los seres vivos

El Laboratorio de Neurociencia de la Universidad de Vigo publica el resultado de diez años de investigaciones
José Antonio Lamas, director del Laboratorio de Neurociencia de la Universidad de Vigo.
José Antonio Lamas, director del Laboratorio de Neurociencia de la Universidad de Vigo.
Más luz sobre el control de la temperatura en los seres vivos

 El control de la temperatura corporal es una función vital en la mayoría de los animales, incluidos los mamíferos, pero este proceso no solo es importante desde un punto de vista fisiológico, sino que diversas reacciones bioquímicas del organismo son dependientes de la temperatura, afectando a cuestiones como la velocidad de las mismas o a la conformación de las estructuras resultantes. En el Laboratorio de  Neurociencia llevan más de diez años investigando sobre estas cuestiones y parte del fruto de este trabajo acaba de ser publicado en la revista científica  "International  Journal  of Molecular  Sciences" en un artículo en el que recopilan la información más actualizada sobre este tema y con nuevos datos sobre la implicación de los denominados canales TREK en la termorrecepción.
Firmado por José Antonio Lamas, director del laboratorio, y los investigadores Lola Rueda y Salvador Herrera, el artículo explica como la  termorregulación implica tanto estructuras del sistema nervioso central (hipotálamo) como del sistema nervioso periférico, del que forman parte los  termorreceptores, que se alojan mayoritariamente bajo la piel. Por otra parte, en el sistema nervioso autónomo, que se encarga del control  visceral, también se demostró claramente la presencia de receptores sensibles a la temperatura. 
En los mamíferos, el mecanismo molecular mediante el que se percibe la temperatura, tanto del ambiente exterior como del propio cuerpo, se asumió ya por parte de la comunidad científica cómo algo complejo. En este sentido, desde el laboratorio vigués explican que clásicamente se asocian con la  termorrecepción unos canales llamados TRP, del inglés  Transient  Reception  Potential. “Cada vez hay mayor cantidad de evidencias de que otro tipo de canales están implicados en la  termorrecepción, son los canales de  potasio de doble dominio de poro (TREK)”, explica Lamas, a lo que añade que desde el Laboratorio de Neurociencia llevan años estudiando los canales TREK en tejidos como son el ganglio nodoso y el ganglio cervical superior, y solo muy recientemente en otros tejidos como el corazón.

Las células si se vuelven excitables hunden el sistema 

“En esta revisión recopilamos la información más actualizada en relación los canales  TRP como integrantes del mecanismo de  termorrecepción; pero además damos los datos más actuales que apoyan la implicación de los canales TREK en la  termorrecepción, proponiendo un mecanismo integral en el que las  TREK actuarían como regulador a la baja de la  termorrecepción en rangos intermedios de temperatura ( 15 a 40 grados),  modulando el papel de los canales  TRP", recalca Herrera. Según  los autores, la activación de los canales  TREK produce una reducción de la  excitabilidad de las neuronas, lo que se considera como un mecanismo de  neuroprotección, ya que si las células se vuelven demasiado excitables se produce un mal funcionamiento del sistema. “Esta hiperexcitabilidad podría causar la muerte celular por acumulación de calcio”, explica el investigador, a lo que añade que fisiologicamente la activación de TREK contribuye a que el sistema nervioso central pueda descartar estimulación que resultaría irrelevante, “por ejemplo, la sensación del cambio de 1º o 2º C”.