Los españoles comen seis veces más carne de la recomendada, según un estudio

 Los españoles comen seis veces más carne de la máxima recomendada, ocho veces más en el caso de la carne procesada, según un informe de la ONG Justicia Alimentaria-Veterinarios sin Fronteras, que atribuye entre el 28 y el 38 % de las enfermedades isquémicas y cardiovasculares al consumo excesivo de carne, sobre todo roja.

Los españoles comen seis veces más carne de la recomendada, según un estudio



El informe, presentado este jueves en Barcelona, denuncia los "efectos en la salud del consumo excesivo de carne" y alerta de la "insostenibilidad del sector cárnico".

"Comemos mucha carne -especialmente los hombres-, y eso nos está enfermando", según ha explicado a Efe el director de Justicia Alimentaria-VSF, Javier Guzmán.

La recomendación oficial de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) es consumir como máximo 125 gramos por persona semanales de carne roja y procesada, y 325 gramos por persona semanales de carne blanca, "mientras que los españoles consumen 1.995 gramos semanales", según el informe.

El análisis afirma que los hombres en España ingieren 525 gramos de carne roja a la semana, y las mujeres 302 gramos.

El estudio resalta especialmente que la población infantil española come entre 3,5 y 4 veces más carne que el máximo recomendado, 3,5 veces más carne roja y entre el doble y el triple de procesada, sobre todo embutidos, cuando la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria recomienda que los niños coman carne sólo entre 5 y 8 veces a la semana.

El informe, titulado "Carne de cañón, por qué comemos tanta carne y cómo nos enferma", también denuncia el etiquetado confuso de productos cárnicos procesados que contienen "ingredientes insanos" pero se venden en los supermercados como carne fresca.

El estudio critica que no exista "ningún tipo de política pública que limite el consumo de carne" y que la Administración "subvencione a las empresas cárnicas -el 55 % de los costes de todo el proceso de producción es subvencionado por la Administración-", ha asegurado Guzmán.

La carne contiene "grasas insalubres, sal y productos cancerígenos, que se presentan en mayor cantidad en carnes rojas y procesadas, por eso hay que tener especial cuidado con ellas. La carne desplaza de nuestra dieta a las legumbres, las verduras y las frutas, grupos de alimentos altamente beneficiosos para nuestra salud", ha afirmado Guzmán.

"El consumo excesivo de carne también tiene sus efectos en el gasto público sanitario", ya que "entre el 28 y el 38 % de las enfermedades isquémicas y cardiovasculares, el 17 % de la hipertensión, el 18 % de la diabetes y el 28 % de la hipertensión pueden atribuirse al consumo excesivo de carne", resalta el informe.

La ONG propone crear un impuesto sobre el precio de los productos cárnicos procesados, prohibir antibióticos en el ganado, aplicar un IVA 0 a productos frescos vegetales y legumbres y limitar la publicidad que fomente el consumo cárnico infantil, entre otras medidas.

"No se trata de una crítica al consumo y producción de carne `per se`, sino a la producción industrializada y a las empresas que se benefician del sistema actual", ha afirmado Guzmán, que reconoce que "la ganadería tiene un claro lugar en los agrosistemas para revitalizar la tierra, por ejemplo. Pero no necesitamos granjas y millones de animales".

El informe advierte de la actividad de las pseudociencias y de algunos profesionales "que reproducen el discurso de las grandes empresas cárnicas y promueven mensajes engañosos, como que la carne de cerdo es carne blanca o que el alto consumo de carne es beneficioso para la salud".

En cuanto a la producción excesiva, el informe asegura que "producimos 4,5 veces más carne de la que comemos".

"En España la carne más producida es la porcina, 4 millones de toneladas, número que aumenta cada año, de las cuales la mitad las exportamos, somos una colonia cárnica", ha denunciado Guzmán.

"Pedimos una industria cárnica regulada, sostenible y saludable, que además ayudará a reducir el impacto medioambiental que tiene actualmente, ya que produce el 18 % de las emisiones de CO2 y tiene un alto impacto en la deforestación", ha reivindicado Guzmán.