Atlántico

MUNDO

Los frontones de Notre Dame corren peligro de derrumbarse

Los bomberos de París, que temen por su estabilidad, aseguran que "las vigas ya no los sostienen"

Los bomberos inspeccionan una de las fachadas laterales de la catedral de Notre Dame.
Los bomberos inspeccionan una de las fachadas laterales de la catedral de Notre Dame.
Los frontones de Notre Dame corren peligro de derrumbarse

Los bomberos de París temen por la estabilidad del frontón de las fachadas laterales de la catedral de Notre Dame de París ya que alguna eventualidad meteorológica, como rachas fuertes de viento, podría hacerlos caer. Según explicó el portavoz del cuerpo, Gabriel Plus, "existe una amenaza sobre los frontones, porque las vigas ya no los sostienen".
Como el tejado fue devorado por las llamas, así como gran parte del envigado de madera que se hallaba bajo la cubierta, los frontones del crucero ya no tienen apoyos y necesitan reforzarse, apuntó el portavoz, y agregó que el andamio que se colocó para las obras de reforma de la catedral deberá ser retirado lo antes posible.
"Ahora mismo el punto neurálgico está en los frontones, que corren el riesgo de caer, y en el andamio. Los frontones ya no se tienen gracias al tejado, sino por ellos mismo, y puede haber un fenómeno meteorológico como el viento que amenace su estabilidad", señaló.
El responsable de inspección del patrimonio del cuerpo, José Vaz de Matos, explicó que una parte del frontón norte va a tener que ser retirada, además de varias estatuas, para garantizar su estabilidad
Varios edificios han debido ser evacuados precisamente por la amenaza que supone que los frontones no estén consolidados, y no se permitirá el regreso de los vecinos hasta que "puedan regresar a una vida normal".
Además, Vaz de Matos dijo que el andamio actualmente sirve para frenar parte del viento que hace presión contra los frontones, pero que, una vez retirado, no se dispondrá de esa defensa contra el aire.
Alrededor de una sesentena de bomberos continúan desplegados en la catedral en esta fase de vigilancia, en la que expertos ya han comenzado a evaluar los daños.