Atlántico

TRIPLE CRIMEN EN VALGA

“¿Qué pasa ahora con los niños?"

El triple crimen cometido en la mañana de ayer en la localidad pontevedresa de Valga causó gran conmoción a nivel gallego y nacional y entre el vecindario, que además se pregunta qué va a ser de los dos huérfanos.
Vecinos y guardia civiles, en las inmediaciones del lugar de los hechos.
Vecinos y guardia civiles, en las inmediaciones del lugar de los hechos.
“¿Qué pasa ahora con los niños?"

En el tranquilo y pequeño municipio de Valga, en la provincia de Pontevedra, en un lunes soleado pero empañado por la tragedia, todos los vecinos se hacían la misma pregunta: "¿Qué pasa ahora con los dos hermanos de Valga?", dos niños de 7 y 4 años que han quedado sin su madre, sin su tía y sin su abuela.
José Luis Abet, el padre de los pequeños, es el único arrestado por este crimen. Disparó con un arma corta primero a su ex, Sandra B.J. y posteriormente lo hizo contra su exsuegra y su excuñada, María Elena J.F. y Alba B.J., de 58 y 27 años respectivamente, que se encontraban en la finca de la vivienda. 
Todos los residentes en las inmediaciones de la casa familiar, rodeada de un cierre y a la que no se puede acceder porque hay un cordón policial, se saben al dedillo el relato que han facilitado las autoridades. El hombre, que en sus redes sociales únicamente muestra su predilección por el diseñador gráfico, ilustrador y viñetista Luis Davila, se presentó en casa de su ex, con la que había iniciado los trámites de separación, y ella al verlo, y comprobar que portaba un arma y que estaba muy nervioso, llamó a su hermana y a su madre.
Fue Alba la que dio el aviso a la Guardia Civil. Después, lo ya conocido, disparos con arma de fuego. Sandra primero, a continuación Alba y Elena, que se encontraban fuera, junto al vehículo. Los niños lo vieron todo.
Paco, uno de los lugareños, contó  que "es una desgracia" y explicó  que no conocía tanto a las víctimas porque "era gente que marchaba muy temprano a trabajar y llegaban por la noche. El resto nos vemos todos los días", dijo, y añadió  que "no hay palabras para definir esto, estoy muy nervioso".
Nieves, a su lado, coincidió en que "están muy consternados", porque esto normalmente lo ven en televisión, pero "ahora lo vemos en nuestra propia sangre, aquí en una aldea de cuatro vecinos, y es terrible, no sabes qué pensar. ¿Cómo no se mató él y dejó vivas a las otras tres personas?". "Es lo que yo pienso -agregó-. ¿Y esas criaturas con quién quedan ahora?, ¿qué pasa con los niños?, deslizó, una pregunta que también se hacen los demás.

“ME TIEMBLAN LAS PIERNAS"
Marcelina se mostró igualmente muy afligida: "Todavía me tiemblan las piernas, pero tampoco puedo decir mucho más. No teníamos mucha comunicación, ni para bien ni para mal. Y nada más, dejan dos criaturas", dijo con la voz entrecortada. Como José, que lo ve como "una desgracia impensable", y que concretó que nunca había visto nada raro o "extraño" cuando pasaba frente al domicilio de los hechos.
Por otro lado, según los datos hechos públicos ayer por la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, se constata que en lo que va de 2019, un total de 30 menores de edad se han quedado huérfanos por violencia de género contra sus madres. Precisamente la mujer asesinada por su expareja en Valga tenía dos hijos menores de edad que han sido añadidos a esta estadística. Además, en lo que va de año se contabilizan tres menores de edad como víctimas mortales de la violencia de género ejercida contra sus madres.