Galicia

Las frecuencias de trenes solo subirán tras la llegada del AVE

Galicia

Galicia

Las frecuencias de trenes solo subirán tras la llegada del AVE

Entre trenes en servicio, reservas y mantenimiento, la serie 730 no tiene margen para más servicios.
photo_cameraEntre trenes en servicio, reservas y mantenimiento, la serie 730 no tiene margen para más servicios.
Los 13 Alvia 730 están comprometidos con los servicios actuales y Renfe carece de alternativas 
La reducción del tiempo de viaje que se producirá cuando se inaugure el nuevo tramo de alta velocidad entre Zamora y Pedralba de la Pradería no podrá venir acompañado de un incremento de las frecuencias de los trenes entre Galicia y Madrid que, en el caso de Ourense supone seis por sentido de lunes a viernes y cuatro en sábado y domingo. La razón es que Renfe no dispone de trenes suficientes para acometer una ampliación de servicios.
Renfe cuenta con una serie, la 730 de la clase Alvia para prestar el servicio diurno de larga distancia capaces de circular indistintamente por líneas electrificadas o no y con ancho ibérico y estándar, alta velocidad y velocidad convencional. Esta serie fue creada por decisión del entonces ministro de Fomento José Blanco, para beneficiar  los servicios comerciales en circulación con las mejoras que suponían la incorporación de nuevos tramos de alta velocidad en aquellas líneas que hasta entonces se realizaban exclusivamente por líneas de ancho ibérico como es el caso gallego. De hecho, su encargo, en diciembre de 2009 se llevó a cabo para mejorar la relación entre Galicia y Madrid, con la inauguración de la línea desde Madrid a Valladolid, del corredor Norte-noroeste de la red del AVE, y del tramo Ourense-Santiago que se incorporaría en diciembre de 2011.
La serie, inicialmente formada por 15 trenes, fue el fruto de la transformación del mismo número de unidades de la serie Alvia 130, fabricada por Talgo para circular por líneas electrificadas ya fuera de ancho ibérico o estándar, con una velocidad máxima de 250 kilómetros por hora. Para ello se le añadieron sendos furgones generadores, uno tras cada cabeza tractora, que permitían suministrar electricidad al tren en aquellos tramos en los que no existe catenaria, como es el caso de la línea gallega a Madrid por Zamora, que entonces estaba sin electrificar entre Ourense y Medina del Campo.
La serie 730 dispone actualmente de 13 trenes y la línea gallega no es su único cliente. También está prestando dos servicios diurnos diarios por sentido entre Madrid y Cartagena, a los que hay que sumar los seis diurnos por sentido con las ciudades gallegas, lo que mantiene como mínimo a 10 de esos trece trenes ocupados constantemente y deja poco margen o ninguno para aumentar las frecuencias en la línea gallega, algo que ya se nota en la actualidad, por la limitada capacidad para reforzar los servicios en picos de demanda, como los que se producen en los meses de junio a septiembre, y las vacaciones de Navidad y Semana Santa y al mismo tiempo realizar las tareas de mantenimiento y disponer de trenes de reserva.
Hay más series de trenes eléctricos y diésel. Pero es la única de trenes híbridos, de ahí que no exista alternativa posible hasta que se complete la línea hasta Ourense.

Más en Galicia
Comentarios