Galicia

Clausurada una residencia de A Fonsagrada por malos tratos

Galicia

Galicia

Clausurada una residencia de A Fonsagrada por malos tratos

Exterior de una de las viviendas comunitarias clausuradas, en Pobra de Burón.
photo_cameraExterior de una de las viviendas comunitarias clausuradas, en Pobra de Burón.
La conselleira de Política Social, Fabiola García, anuncia "contundencia" frente a estas conductas

n n n La conselleira de Política Social, Fabiola García, afirmó ayer que la Xunta de Galicia “no va a admitir” situaciones como las vividas por los ancianos que estaban en la residencia de A Fonsagrada (Lugo) clausurada en las últimas horas, y que se “actuará con toda contundencia” por parte del gobierno gallego ante “cualquier irregularidad”. La Xunta ordenó el cierre cautelar de las viviendas comunitarias Burón I y II y el traslado de todas las personas mayores que residían en esas instalaciones, ubicadas en el municipio lucense de A Fonsagrada, después de la inspección motivada por un informe que fue remitido por los servicios sociales municipales a raíz de la existencia de supuestos malos tratos en la residencia.
“Recibimos un aviso de los servicios sociales e inmediatamente acudió la inspección de la Xunta. Llamamos a la Guardia Civil y decidimos trasladar a todos los residentes al hospital público de Lugo para que se les hiciese un chequeo completo”, informó la conselleira, además de avisar “a los familiares” y a la “Fiscalía”. García aseguró que “la Xunta no va a admitir esto de ninguna manera”, porque las personas mayores se merecen “los mejores cuidados”, por sus “seres queridos”, pero también por los trabajadores de las residencias que “hacen un trabajo magnífico y no se merecen que su imagen se vea dañada”.
“Una cosa es que entre un virus” en unas instalaciones dedicadas al cuidado de personas mayores, dijo Fabiola García en referencia al COVID-19, “y otra cosa es que en una residencia no se esté atendiendo a los mayores con la dignidad que se merecen”. Recordó que la obligación de “tratar a los mayores con todo el cariño y el cuidado que se merecen”, por lo que “no podemos ni vamos a permitir casos como este. Se actuará con toda contundencia ante cualquier irregularidad”, zanjó.
La denuncia de una persona anónima permitió destapar el maltrato al que se vieron sometidos los residentes de las viviendas comunitarias citadas. Esta persona proporcionó a los servicios sociales del municipio tanto vídeos como material fotográfico de la situación en la que se encontraban los residentes, y que permitió elevar el caso a la Xunta y a las propias autoridades.

queja de una residente
La actuación por parte de los servicios municipales se inició a raíz de una queja, realizada en el mes de marzo, por parte de una residente de un centro público y que había estado previamente en la citada residencia privada. A pesar de ello, según trasladó el regidor local, Carlos López,, en ese momento la delegación autonómica en Lugo no pudo abrir una investigación por falta de documentación y pruebas suficientes que demostrasen los hechos.
Esta nueva denuncia anónima fue la que facilitó los elementos suficientes para iniciar una investigación sobre el centro, y la inspección por parte del Ejecutivo autonomico. Los efectivos que acudieron a la residencia de mayores, tanto del PAC de A Fonsagrada como de la Inspección autonómica, permanecieron allí más de cuatro horas para comprobar el estado de las instalaciones y de los residentes. n