Atlántico

SENTENCIA DEL "PROCÉS"

Independentistas de extrema izquierda, tras las "guerrillas"

Los denominados Comités de Defensa de la República capitalizan las movilizaciones violentas
Un grupo de mossos desplegados en la noche del miércoles en la Gran Vía de Barcelona.
Un grupo de mossos desplegados en la noche del miércoles en la Gran Vía de Barcelona.
Independentistas de extrema izquierda, tras las "guerrillas"

 Los violentos disturbios de los últimos días en las calles de Barcelona y otras ciudades catalanas llevan el sello de los Comités de Defensa de la República (CDR), siglas que se han hecho con el protagonismo de las protestas contra la sentencia del procés, ante el desconcierto del Govern de Quim Torra. En la noche del miércoles, en pleno apogeo de los incidentes, con múltiples choques entre los manifestantes convocados por los CDR y agentes de Mossos d'Esquadra, el presidente de la Generalitat compareció en televisión para hacer un llamamiento a la calma y atribuir los altercados a "grupos de infiltrados y de provocadores".
¿Cuáles son las características de los protagonistas de las violentas protestas que están sacudiendo Cataluña desde el lunes?

-¿CUÁL ES SU PERFIL?
Se trata básicamente de jóvenes, entre ellos menores de edad, que en ocasiones van encapuchados y que, a diferencia de otros disturbios ocurridos en los últimos años en Barcelona, buscan el enfrentamiento casi cuerpo a cuerpo con la policía. Torra apuntó a la presencia de "grupos de infiltrados" en los disturbios, mientras que el conseller de Interior, Miquel Buch, remarcó que los violentos integran grupos "antisistema" que utilizan "la violencia como herramienta para calumniar, condenar y perseguir" al movimiento independentista.

-¿QUÉ GRUPOS POLÍTICOS 
LES DAN APOYO?
Pese a las insinuaciones conspirativas que apuntan a que las imágenes de barricadas, lanzamiento de objetos contra los agentes y contenedores quemados son obra de "infiltrados", las organizaciones de la izquierda independentista vinculadas a la CUP no han tenido inconveniente en reivindicar las acciones públicamente. Los promotores de las movilizaciones callejeras son los CDR, que viralizan sus convocatorias a través de redes sociales y, si bien sus coordinadores actúan desde el anonimato, a sus acciones se adhieren multitud de grupos de la izquierda independentista.
La CUP insistió en denunciar la "represión" contra los manifestantes y en acusar al Govern de "criminalizarlos". Endavant, una de las principales organizaciones de la CUP, emitió un comunicado en el que justificaba las protestas y las hacía suyas: "La respuesta de autodefensa a la extrema violencia policial, a parte de ser totalmente legítima, envió también un mensaje claro al conjunto del pueblo: no nos rendimos ni nos resignamos".
La protesta juvenil en las calles es ovacionada asimismo desde las redes sociales por el Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans (SEPC), igualmente vinculado a la izquierda independentista, que, tras salir Torra en televisión para pedir "serenidad" y exigir que se detengan "ahora mismo" los disturbios callejeros, replicó desde Twitter: "Esto se detendrá cuando el movimiento popular decida".
Desde Arran, organización juvenil vinculada a la CUP, dieron difusión a la convocatoria de los CDR en Barcelona.

- ¿TIENEN RELACIÓN CON TSUNAMI DEMOCRÀTIC?
El lunes, nada más conocerse la sentencia, la nueva plataforma Tsunami Democràtic se activó para canalizar las protestas, y su plan surtió efecto, ya que los llamamientos a colapsar el aeropuerto de El Prat fueron seguidos por miles de personas, animadas asimismo por los CDR, que se sumaron inmediatamente a la convocatoria.

- ¿CUÁLES SON SUS CONSIGNAS?
"Revuelta popular" es el eslogan con el que los CDR acompañan sus mensajes en su canal de Telegram y en sus mensajes en Twitter. Los CDR denuncian constantemente la "violencia" policial contra los manifestantes e insisten en pedir la dimisión de Buch. 

- ¿QUÉ MÉTODOS DE 
LUCHA EMPLEAN?
En las últimas dos noches los alborotadores han protagonizado una escalada de violencia utilizando métodos de guerrilla urbana, según coinciden fuentes policiales consultadas, con focos simultáneos de conflicto y un uso progresivo de la potencia de sus ataques. De arrojar vallas, piedras, botellas y levantar centenares de barricadas con contenedores ardiendo en los disturbios de la noche del pasado martes, el miércoles los violentos dieron un paso más en Barcelona y lanzaron cócteles molotov, atacaron con ácido a la línea policial y dispararon material pirotécnico contra un helicóptero que sobrevolaba la zona.