Enrique Mallón, secretario de Asime: “El metal necesita pulmón humano e inversiones”

Enrique Mallón, en el set de Atlántico TV.
photo_camera Enrique Mallón, en el set de Atlántico TV.
El secretario general de la Asociación de Industrias del Metal y Tecnologías Asociadas de Galicia (Asime) Enrique Mallón valora la situación del sector

Vigo acoge esta semana el congreso naval, marítimo y portuario Maritime Trends con más de 200 expertos a nivel internacional que organiza la Asociación de Industrias del Metal de Galicia, Asime. Su secretario general, Enrique Mallón, hace un balance para Atlántico de la situación del sector, que representa un 20% del PIB gallego y el 40% del empleo industrial. Se muestra optimista de cara al 2024. 

 

 

¿Qué supone este congreso para el sector?

Es un punto de encuentro para toda la industria naval, marítima y portuaria. Vamos a contar con un panel de expertos nacionales y de otras partes del mundo sobre las tendencias con un foco especial en carga de trabajo y posibilidades de negocio con el objetivo de comprobar en qué sentido la industria de Vigo y la gallega pueden participar en nuevos proyectos.

¿Proyectos como la actividad eólica marina, en la que están muy volcados desde Asime?

Sí, nuestro proyecto Aowinde pretende crear una cadena de valor industrial entre Galicia y el norte de Portugal, donde ya existe un parque que ha sido fabricado prácticamente en su totalidad en Galicia. Queremos poder optar a nuevos proyectos a nivel internacional y llevar a cabo investigaciones científicas para ver el impacto de los parques eólicos marinos en el ecosistema y establecer unos perfiles de formación cualificada que precisa la eólica marina.

 ¿Cuál es el estado de salud de la industria gallega?

 El sector metal está en un buen momento, aunque tenemos unos inconvenientes que arrastramos desde hace unos años como la falta de personal cualificado o el sobrecoste energético, que es prácticamente inasumible si queremos tener una industria de futuro. La carga de trabajo es alta, la ciframos actualmente en más de un 90% de capacidad de fabricación ocupada.  Nos queda muy poco margen para llegar al cien por cien y podríamos pasar esa barrera si tuviéramos más personal.

 ¿Cuánto empleo necesitan?

Faltarían de manera inmediata unos 500 perfiles cualificados en Galicia, entre 350 y 400 en el área de Vigo. La necesidad real para tener una senda de crecimiento sería de al menos 1.500 en toda Galicia, unos 1.200 en el área viguesa. Es una situación de cierta gravedad con causas bastante claras, entre ellas un problema de natalidad y una falta de poner en valor nuestro sector que tiene una alta seguridad laboral y que proporciona una carrera de futuro. Si entras a trabajar en el metal tienes asegurada tu carrera para toda la vida. Eso sí, si aprendes un oficio y con actitud.

 ¿Están incorporando gente del extranjero?

Colaboramos con la Xunta en el programa Retorna Cualifica Empleo y de manera individual estamos captando en países sobre todo de Hispanoamérica, de Colombia, Perú, Argentina y Brasil. Del norte de África también están llegando algunos trabajadores, pero no conseguimos paliar la escasez. Además, hay un problema con la cualificación del empleo porque a veces los currículum que obtenemos no encajan con nuestras necesidades. Queremos actitud de participar en este sector, en automoción, naval, aeronáutica y estructuras metálicas.

 ¿Qué previsiones manejan para el cierre del año?

Las previsiones son buenas, creemos que habrá crecimiento tanto en facturación como de empleo y lo ideal sería llegar al entorno de un 5% en ambas magnitudes. Somos optimistas, pero nos falta más pulmón humano y ciertas inversiones que son necesarias porque el mundo va a tal velocidad que hay competir continuamente.

 ¿La industria está invirtiendo?

Sí, se están ampliando naves industriales, se está incorporando maquinaria nueva porque es una necesidad para competir y en algunos casos para paliar la falta de personal cualificado. Más del 80% de las empresas de este sector exporta, se ven obligadas a competir con empresas de todo el mundo y para ello tienen que tener las mejores tecnologías y la mejor maquinaria y equipos. A pesar de que la financiación es un poco más escasa, podemos decir que gozamos de buena salud.

 ¿Se están realizando inversiones de fuera aquí?

Somos atractivos porque tenemos conocimiento y una amplia gama industrial que puede proveer a grandes multinacionales que se quieran instalar, pero lo que son ayudas y beneficios fiscales… Tenemos una buena carta de presentación, pero competimos a nivel mundial y hoy en día en distintas latitudes se están ofreciendo terrenos gratuitos, costes energéticos mucho más reducidos y más personal cualificado. Hay que ser realistas, estamos en un momento de competencia y todo esfuerzo que hagamos por ser atractivos es poco.

 Stellantis acaba de comprometer un proyecto muy importante para la planta de Vigo como es la plataforma para fabricar coches eléctricos. ¿Qué valoración hace?

Muy positivamente, confiamos en que iba a llegar esa noticia para la planta más competitiva del grupo, de vanguardia. Es una muy buena noticia para todo el ecosistema de automoción y vamos a intentar continuar en esa senda de vanguardia en la automoción.

 La factoría automovilística está a la espera de la resolución del Perte ¿Están llegando los fondos europeos a la industria?

Realmente no están llegando ni mucho menos en la dimensión que nosotros creíamos. Hay que dar un impulso con el nuevo gobierno porque parece que sí han llegado a las administraciones públicas, pero a la industria, las cantidades son muy pequeñas. Creemos que hay que repensar la estrategia, dar más participación a las comunidades autónomas y a partir de ahí que la industria pueda recibir la inyección de fondos para competir con otras latitudes del mundo.

 ¿Cómo se están comportando el naval y la industria aeronáutica?

En la industria naval estamos en una senda de estabilidad y de crecimiento sostenido. Necesitábamos estabilidad en algunos grandes astilleros, que llegó por fin a las antiguas instalaciones de Barreras con Armón y el sector lo está agradeciendo. La industria auxiliar en su conjunto está exportando mucho y viajando con Asime a todas las ferias. La situación es buena, debemos captar personal cualificado, pero soy optimista y creo que vamos a tener varios años de estabilidad. En aeronáutica estamos creciendo y recuperándonos de ese golpe tremendo de la pandemia. Hay realidades de crecimiento y el futuro inmediato es optimista.

 ¿Dan por superados los problemas de suministro de componentes?

Sí, hoy en día fluyen los suministros y el transporte marítimo está funcionando a un buen nivel. Las materias primas se han encarecido bastante, pero llegan. Ahora estamos focalizándonos desde Asime y el sector en colaboración con el Igape en organizar misiones comerciales al exterior para lograr más carga de trabajo.

Te puede interesar