Economía

El teletrabajo, camino de ser el 50% del empleo en una década

Economía

Economía

El teletrabajo, camino de ser el 50% del empleo en una década

Una mujer teletrabaja desde su casa.
photo_cameraUna mujer teletrabaja desde su casa.
Los expertos apuestan por un modelo mixto con un régimen que podría ser de tres días por semana

Cerca del 50% del tiempo de trabajo podría encajar en lo que entendemos por teletrabajo dentro de una década en España, pero no tanto porque la mitad de los profesionales vaya a estar empleado a distancia y sin horarios, sino porque un alto porcentaje trabajará en régimen mixto entre presencial y telemático. Así lo estiman varios expertos como Víctor Almonacid, secretario de la Administración Local y experto en derecho digital, y Emilio Soro, sociólogo y profesor de Comunicación en la Universidad Jaume I de Castellón, que lleva investigando este tema desde mediados de los años 90.
“En una década podría emplearse incluso más del 50% del tiempo de trabajo en esta modalidad, aunque dependerá del tipo de trabajo. Los hay que pueden deslocalizarse al 90%, aunque siempre hay una parte que es conveniente gestionar de modo presencial, sobre todo la que está más vinculada a la posición del empleado respecto a sus superiores en la organización. Otros trabajos no se pueden hacer a distancia, claro”, explica Soro.
Almonacid también se atreve a apostar por una cifra aproximada del 50% en una década, aunque reconoce que intervendrán muchas variables. El profesor Nick van Dam, director del IE Center for Corporate Learning Innovation de la Universidad del Instituto de Empresa, también estima que intervendrán muchas variables, pero señala que “un alto porcentaje experimentará el trabajo a distancia en la próxima década”, en un régimen que podría ser, por ejemplo, de uno a tres días por semana.
La cifra encaja con un reciente estudio del Banco de España, que señala que, a día de hoy, más del 30% del empleo podría ser teletrabajo.

“situaciones mixtas"
En la misma línea, José María Peiró, catedrático de Psicología del Trabajo de la Universidad de Valencia, considera que “puede decirse en términos generales que un alto porcentaje de profesionales trabajará, un alto porcentaje del tiempo, a distancia. Es decir, en situaciones mixtas”. Peiró, coautor junto al economista Ángel Soler del informe “El impulso al teletrabajo durante el covid-19 y los retos que plantea”, publicado por el IVIE en mayo, señala en ese documento que la llegada del covid–19 obligó a intensificar el teletrabajo incluso por encima de lo que teóricamente era soportable por las empresas.
En 2019 el INE identificaba una moderada tendencia al alza de las personas que trabajaban desde casa, que situaba en el 4,8%, por debajo de la media europea (9,9%). El pasado mes de mayo, el Banco de España constataba que un 80% de las empresas había aumentado el teletrabajo.
“Esto no es una tendencia nueva”, explica Nick van Dam. “Desde la llegada de internet, muchas compañías empezaron a permitir teletrabajar a sus trabajadores. El covid-19 y el actual y futuro proceso de digitalización de los negocios simplemente aceleró esta tendencia”. Todos coinciden con su idea, especialmente Peiró, que califica lo sucedido con el coronavirus y el teletrabajo de “experimento social impresionante”.