Economía

PSA Vigo ya pelea por nuevos modelos y tendrá versión híbrida de los actuales

Economía

economía

PSA Vigo ya pelea por nuevos modelos y tendrá versión híbrida de los actuales

La factoría de Balaídos tiene en plantilla en la actualidad a unas 6.500 personas.
photo_cameraLa factoría de Balaídos tiene en plantilla en la actualidad a unas 6.500 personas.
La empresa propuso una subida salarial de un 0,8% para 2020 y una paga de 150 euros para este año
n n n PSA Vigo ya está en la carrera por conseguir nuevos vehículos a medio plazo. Está en plena fase de lanzamientos (con el nuevo Peugeot 2008 y la furgoneta Toyota), pero con la mente puesta en futuras adjudicaciones por parte del Grupo PSA que, para entonces, ya estaría fusionado con Fiat-Chrysler. La planta parte de una “situación muy sólida en el terreno industrial” y se coloca “a la cabeza del dispositivo industrial del Grupo por su capacidad para fabricar vehículos térmicos o electrificados”. Este es el mensaje que ayer transmitió la empresa en el marco de la negociación del convenio colectivo en la que presentó un plan industrial para el periodo 2020-2023. Estará marcado por un fuerte componente tecnológico que permitirá avanzar en la electrificación de los vehículos que se fabrican en Balaídos e incorporar la hibridación. La compañía adelantó que el ‘todocamino’ y las furgonetas tendrán versión híbrida a partir de 2021, lo que supondrá un hito en la historia de la factoría por ser los primeros vehículos con este tipo de motorización. En cuanto al proyecto eléctrico, PSA Vigo ya lleva años de experiencia y será en 2020 cuando lleve a cabo su principal apuesta con el Peugeot 2008 y en 2021 con las furgonetas Citroën Berlingo, Peugeot Rifter, Opel Combo y Toyota Proace City.
La fábrica también hizo una propuesta económica que, a priori, contó con el rechazo unánime de los sindicatos ya que la consideran insuficiente y piden que se replantee. Se trataría de una subida salarial de un 0,8% para este año (conforme al IPC real de 2019), así como una paga lineal de 150 euros para 2020. Para el periodo 2021-2023, se actualizarían las tablas y complemento individual con el 50% del IPC real del ejercicio anterior. En cuanto a las pagas extras, se podrá optar de manera voluntaria a percibirlas prorrateadas en 12 meses. 
La dirección también expuso la programación de 15 sábados anuales por trabajador que serían obligatorios en el caso de que los puestos no fueran cubiertos de manera voluntaria. Esta medida fue una de las polémicas ya que provocó que CUT y CIG se levantaran de la mesa de negociación, que continuó, si bien la empresa expuso que se trata de una medida para favorecer la voluntariedad y que en la actualidad se cubre de esta manera a un 80%. “La propuesta económica nos parece irrisoria y rechazamos de plano que puedan obligar a trabajar los sábados”, indica Vítor Mariño, portavoz de la CUT. Su homólogo en CC OO, Santiago García, tampoco ve bien esta última propuesta si bien lamenta la decisión de las dos centrales. “Si el resto de sindicatos de clase hacemos lo mismo, la empresa se quedaría solo con su mano derecha (en alusión al SIT, que tiene la mayoría absoluta en el comité). En todo caso, confiamos en que se replantee la situación y en materia económica también porque así no se recuperaría poder adquisitivo”. En esta misma línea se manifiesta Ana María Reigosa, del SIT, que cree que la propuesta económica es “inicial y que hay margen de mejora”. “Creemos que se puede avanzar tanto en la subida salarial como en la paga”, indica. Por su parte, la CIG justifica su plantón a la empresa ante la que considera una “falta de respeto a los trabajadores que ya padecieron el atraco salarial de 2014”. 
La empresa se posicionó a favor de conseguir la paz social y aclara que mantiene “abierta la negociación del convenio en torno a la propuesta salarial, así como de otros temas por lo que tendrá en cuenta la valoración por los sindicatos para continuar avanzando y alcanzar un acuerdo”. En cuanto al abandono de la reunión por parte de CIG y CUT, la dirección considera que “el diálogo es el mejor camino para lograr un punto de equilibrio razonable, asegurando las mejores condiciones para los trabajadores y preservar la competitividad de la empresa”. Con todo, lamenta la postura de ambos sindicatos y confía en que se sumen en la siguiente reunión que se celebrará el próximo martes para  tratar el capítulo social y el plan de igualdad. n

Más en Economía
Comentarios