Preocupación en la plantilla de Atunlo por si acaba en liquidación

La sede de Atunlo está en la viguesa avenida de Beiramar.
photo_camera La sede de Atunlo está en la viguesa avenida de Beiramar.

La CIG acusa al grupo vigués de “oscurantismo” y se personará en el proceso concursal. Atunlo instó el concurso con una deuda de más de 100 millones de euros

La plantilla de Atunlo, que llegó a emplear a más de 500 personas, muestra su preocupación por el futuro de los trabajadores debido a la crisis interna del grupo y las graves dificultades económicas que padece y que desembocaron en la solicitud de concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos). “Nuestro objetivo es salvaguardar el empleo, pero la factura ya es muy elevada por el que ya se perdió por el camino con los despidos”, lamenta Mar Vila, del sindicato CIG en O Salnés. “Nos vamos a personar, así podremos tener más información que la que tuvimos hasta ahora, que fue ninguna debido a la gestión oscurantista del grupo. La situación es muy delicada, hay mucha preocupación e incertidumbre, pero vamos a batallar”, argumenta la sindicalista.

 

 

En la planta que la pesquera viguesa tiene en Cambados (de atún congelado) la actividad está a medio gas y las nóminas al día con toda la plantilla, 240 trabajadores, tal y como aseguraba la dirección. No obstante, la CIG asegura que la empresa debe dinero a los trabajadores de la planta de O Grove, con una nómina y media pendiente de cobro que sería una media de 2.000 euros por trabajador. En este centro, se salvaron (por el momento) de la piqueta 20 personas, pero 116 fueron despedidos a través de un ERE y no hay actividad ninguna en estos momentos.

En Santoña (Cantabria) también cesó la actividad y se despidieron a más de 80 personas, a los que el sindicato asegura que les deben parte de salarios e indemnizaciones. Por su parte, la planta que Atunlo tiene en Cabo Verde estaría prácticamente parada y la de Portugal con poca actividad, según le consta al comité, que constata que no hay suministro a las plantas. En Vigo está la sede central del grupo, con oficinas y logística.

Atunes y Lomos (Atunlo) informaba hace unos días de que presentó concurso de acreedores y acusaba a uno de los socios de “incumplir el compromiso de suministro”. Se trata de la empresa vasca Inpesca, con la que este diario intentó contactar sin éxito, que tiene un 40% del grupo. La viguesa Coper, Comercial Pernas, tiene otro 40% de participación y Marpesca, de Panamá, un 20%. La abultada deuda de Atunlo, que supera los 100 millones de euros, y la crisis interna entre los accionistas que impidió un acuerdo durante la fase de preconcurso de acreedores, precipitó la solicitud voluntaria de concurso. El juzgado está estudiando la documentación para dictar una resolución que permita tramitar dicho proceso, nombrar un administrador concursal y proceder a renegociar la deuda y proponer un plan de reestructuración que permita la continuidad de la empresa o, en su caso, la liquidación.

Te puede interesar