Susana Pérez, presidenta Asociación Empresarias Galicia

"Durante la pandemia hubo emprendimiento femenino, esto no se puede parar"

La empresaria viguesa en el set de Atlántico TV.
photo_camera La empresaria viguesa en el set de Atlántico TV.

Emprender no entraba en sus planes hasta que llegó la crisis de 2008. Ahí comenzó la aventura empresarial de Susana Pérez Iglesias (Vigo, 1984), presidenta de la Asociación Empresarias Galicia de la que forman parte cerca de 90 mujeres emprendedoras y directivas. Como ella, que es socia fundadora de Etiqueta Ibérica, un negocio familiar de jamones y embutidos ibéricos, y dirige la consultora Infi Consulting. Si no está trabajando la podemos encontrar con su familia, animando al Celta o leyendo libros de desarrollo personal y profesional.  

 

 

¿Hubo emprendimiento femenino en la pandemia?

Época de crisis, época de oportunidad. Sí surgieron proyectos y el número de socias creció, sumamos 14 asociadas. Todas nos vimos obligadas a parar y definir estrategias y ahí es donde salen proyectos porque las sinergias muy importantes.

Dirige dos empresas, la asociación y acaba de volver a ser madre. ¿Cómo concilia una empresaria?

A mí me gusta hablar de corresponsabilidad, pero lo cierto es que conciliar es muy difícil y con los horarios laborales que tenemos es inviable.  La conciliación cuando eres empresaria es diferente, tiene sus pros y sus contras. Una empresaria trabaja 24 horas, el registro horario para un autónomo no existe.

¿Sufrió discriminación laboral a lo largo de su trayectoria profesional?

Discrimación laboral como tal no, pero sí sufrí micromachismos y he tenido que demostrar mi valía mucho más y sacar esa fuerza que me carecteriza par a defender que merecía algo y no salirme de ahí hasta conseguirlo.

Hasta emprender y muy joven. ¿Por qué lo hizo?

La verdad es que no tenía pensado. Iba para trabajar en banca, incluso había pasado un proceso selección en una entidad fiannciera pero llegó la crisis de 2008, se cerraron las selecciones y busqué otra vía. Trabajaba en una empresa pero no estaba a gusto, así que empecé, emprendí y fue un no parar. Me despertó el gusanillo.

Y tanto, fundó dos empresas muy diferentes, una consultora y una de embutidos. 

Mi formación es Empresariales, de ahí la consultoría por mis conocimientos en finanzas y la otra es porque mi padre es salmantino, yo bajaba todos los veranos con marisco y volvía con embutidos y pensé que había que rentabilizarlo de alguna manera. Es un proyecto familiar, con producción tradicional y de alta calidad.

¿Qué consejos da a las mujeres que quieren empender?.

Que confíen y que crean en ellas mismas porque las mujeres somos más intuitivas y también es importante rodearse de personas que puedan aportar en aquellas áreas en las que haya algunas carencia. Hacer piña y adelante, sin miedo porque nosotroas tendemos a pensar mucho las cosas y en los daños colaterales.

¿Es importante el asociacionismo?

Mucho porque conoces experiencias, sumas y te motivas. 

¿Cómo afrontan 2022?

Hay que ponerse en acción, estamos cansadas del formato online, fue un descubrimiento el mundo digital pero nos gusta el contacto, así que retomaremos el Foro de la Mujer de manera presencial, celebraremos el congreso y los premios y haremos desayunos informativos y formaciones. Esto no se puede parar.

Te puede interesar