Mercadona, bajo sospecha por las denuncias laborales

Un establecimiento de Mercadona en Madrid.
photo_camera Un establecimiento de Mercadona en Madrid.
Los múltiples casos de precariedad en la empresa llegaron incluso al Congreso el 30 de abril

Una gran empresa con una plantilla de más de 100.000 trabajadores en España y Portugal se enorgullece de su supuesta atención ejemplar hacia su personal y de los cuantiosos beneficios que distribuye entre ellos, pero no cuenta el mayor de los problemas que sufren los mismos, la falta de sensibilidad para con la conciliación laboral y los derechos de las madres o padres de atender a sus hijos.

Según varios testimonios, los trabajadores se sienten cohibidos de expresar sus preocupaciones debido al temor a represalias por parte de la empresa. Los empleados se encuentran en una situación de vulnerabilidad, ya que no pueden regirse por su convenio colectivo, porque deben hacerlo por un convenio privado que fue firmado por la empresa junto a los sindicatos UGT y Comisiones Obreras. Uno de los problemas más urgentes es la falta de conciliación laboral y familiar, especialmente para las mujeres que necesitan reducir su jornada para cuidar de sus hijos. Las trabajadoras se ven obligadas a adaptarse a horarios poco flexibles, comenzando a trabajar a las 6 de la mañana, lo que dificulta la conciliación. 

En sus testimonios, los empleados también denuncian el exceso de trabajo y la presión constante, lo que lleva a problemas físicos y mentales que requieren bajas médicas. Sin embargo, la empresa presiona a los empleados para que vuelvan a trabajo antes de estar completamente recuperados y penaliza a aquellos que acuden a médicos externos.

Muchas denuncias

Mercadona está lidiando en los últimos tiempos con algunas denuncias de alcance que cuestionan la política laboral de la empresa, la más destacada fue la del presidente del comité de empresa en Cantabria, Gerardo Grande, que este pasado 30 de abril aseguró en el Congreso de los Diputados que la compañía liderada por Juan Roig “promueve la precariedad laboral y actúa contra la salud, la conciliación y la libertad sindical”.  Mercadona, según el sindicalista, “atenta contra la salud de los trabajadores, no tiene activados los sistemas preventivos, no realiza las evaluaciones de riesgos laborales y riesgos psicosociales, vulnera los protocolos de violencia de género y no respeta los protocolos de embarazo y los procedimientos de adaptación de puesto”.

También en Salamanca varias trabajadoras denunciaron en los juzgados que  la empresa está “vulnerando los derechos de conciliación de la reducción de jornada”. Además, el gobierno de Navarra impuso una sanción de 7.501 euros a Mercadona, formulada por la inspectora de Trabajo y Seguridad Social, por la situación hostil y humillante sufrida por dos trabajadoras del supermercado de Burlada a manos de la coordinadora. En la sanción se considera que se atacó la dignidad de estas dos trabajadoras.

Te puede interesar