Mar

El marisqueo en la Ría de Vigo se retoma sin apenas almejas

Varios sacos de almejas ayer en la lonja de Cesantes, unas capturas todavía muy escasas.
photo_camera Varios sacos de almejas ayer en la lonja de Cesantes, unas capturas todavía muy escasas.
Las mariscadoras de Cesantes volvieron a la ensenada de San Simón pero se mantiene la alta mortandad: “No sabemos hasta cuando podremos aguantar con esto”

Las mariscadoras de Cesantes trataron de retomar la actividad tras el parón de dos semanas con el objetivo de recuperar el producto a raíz de la alta mortandad producida por las tormentas y la bajada de la salinidad. Sin embargo, la situación en las playas apenas ha mejorado y las almejas llegan a la lonja en cantidades mínimas.

 

 

“Sigue habiendo un manto blanco de conchas”, relata Nuria Novelle, vicepresidenta de la Agrupación de Mariscadoras de la Cofradía de Pescadores de San Xoán de Redondela. Según explica, la situación sigue siendo muy similar a la de hace dos semanas. “Vemos que la almeja sigue muriendo, encontramos mucha almeja con la carne dentro, pero ya abierta y desprendiendo olor, intentamos quitar lo que se pueda antes de que vuelvan las lluvias”, asegura.

Se trata de una “situación preocupante” que trae aún más incertidumbre al sector. Las previsiones meteorológicas apuntan a que las lluvias podrían continuar durante al menos los próximos siete días. “No sabemos hasta cuando podremos aguantar con esto ahora que vuelven las lluvias, no sabemos qué vamos a poder salvar a partir de mañana”, afirma Novelle que señala que ya en estos momentos la ensenada de San Simón es “una balsa de agua dulce”.

Sin embargo, la situación es muy similar en todas las rías gallegas. Varias cofradías de pescadores plantearon a la Xunta la posibilidad de declararlas zonas catastróficas por el impacto de las lluvias, una opción que el conselleiro do Mar, Alfonso Villares, aseguró estar valorando, aunque por el momento no confirmó si se seguirá este camino. Desde Cesantes, Novelle afirma que “tendríamos que ver cuáles son las características, criterios y condiciones” indicando que “nos tienen que poder dejar ir a limpiar las playas cuando el tiempo mejore, que se pueda sementar, trasladar lo que haga falta y que no pasa como en los ceses de actividad, que aún se pone en duda que podamos limpiar el abono cuando sea necesario”.

Te puede interesar