Economía

Barreras pierde dos barcos por valor de 300 millones y tiene otro en peligro

Economía

Economía

Barreras pierde dos barcos por valor de 300 millones y tiene otro en peligro

Imagen del minicrucero
photo_cameraImagen del minicrucero
La naviera noruega Havila adjudicó al turco Tersan la finalización de los minicruceros que se iniciaron en el astillero vigués,  cuya cartera de pedidos millonaria se va a pique. Sólo tiene asegurado el crucero de Ritz mientras el ferri para Armas está en el aire por la caótica situación que vive Barreras, que trata de recuperar a las auxiliares .

La cartera de pedidos de la que hace solo un año presumía Hijos de J. Barreras -con contratos históricos por valor de 900 millones de euros- se descalabra.

El astillero vigués ha perdido el multicontrato que tenía para la construcción de dos barcos para la naviera noruega Havila Kystruten, que los ha adjudicado al grupo turco Tersan. Se trata de dos minicruceros por valor de 300 millones de euros cuya obra se inició en las instalaciones de Beiramar -con la puesta de quilla-, pero que meses después fue paralizada "por los problemas financieros" de la compañía viguesa, indica Havila.

La nórdica acusa a Barreras de la situación y la afectación que el retraso de los barcos supondrá en el estreno de estos navíos que navegarán por los fiordos y para los que se utilizarán otros buques de reemplazo.

Con todo, Havila asegura disponer de "capital suficiente y de la aprobación de préstamos" para financiar éstos y también los otros dos que ya está haciendo Tersan. Se trata de un contrato doble que la compañía noruega adjudicó a ambos astilleros para estrenarse en la división de cruceros que navegarán por los fiordos. Los buques serán trasladados de Vigo a Turquía para su finalización y la entrega está prevista para finales de 2021.

 Barreras tiene otro contrato para la construcción de un ferri por valor de 150 millones para la naviera canaria Armas, un cliente histórico de la compañía viguesa que a día de hoy no es capaz de asegurar que dicho pedido se vaya a mantener. Está en vigor, no se ha cancelado pero dada la complicada y caótica situación en el astillero estaría en peligro y podría correr el riesgo de perderse también. En este caso, estaría en fase inicial de diseño y haría historia por ser el mayor ferri construido en España, de 191 metros de eslora.

El único pedido que estaría asegurado en estos momentos -con toda la cautela del mundo- sería el crucero "Evrima" para el que Ritz-Carlton trata de buscar el apoyo de las empresas acreedoras que en los últimos días se han mostrado muy descontentas con la postura del armador y del astillero aunque se espera su apoyo (les deben más de 20 millones). La compañía norteamericana asumirá el sobrecoste de este buque -unos 70 millones de euros-, una cifra que podría aumentar dado el gran  retraso que acumula la obra impidiendo el estreno del crucero de lujo en febrero, como estaba prevista, y tampoco lo hará en junio. Hablamos de pasajes por valor de más de 7.000 euros que están a la venta para rutas por el Mediterráneo y el Caribe, por ahora en el aire.

Una cartera de pedidos millonaria que se va a pique

Hijos de J. Barreras iniciaba 2019 con una cartera de pedidos con la que haría historia y que estaba valorada en cerca de 1.000 millones de euros. Un crucero de lujo para Ritz-Carlton que será el primero construido en España, dos minicruceros para Havila que serían los primeros hechos en Galicia con sistema de propulsión de Gas Natural Licuado (GNL) y un ferry para Armas de 191 metros de eslora y capacidad para 1.800 pasajeros, el mayor construido en territorio nacional.  

Para Ritz y para Havila estos barcos supondrán su entrada en un nuevo nicho de mercado, el de los cruceros, con sus empresas Cruise Yacht Upper Hold co Limited y Havila Voyages que debutarán tras una primera experiencia agridulce.

Para Barreras también es su primera incursión en este tipo de barcos, especialmente con el "Evrima", un barco 'ultapremium' que llegó a emplear a un millar de trabajadores por la gran dimensión y complejidad de la obra.  Las auxiliares abandonaron los trabajos a finales del año pasado una vez entró en preconcurso el astillero, que ahora trata de rescatarlas.