Automoción y naval mejoran las perspectivas económicas para Vigo

Arriba: Enrique Mallón, de Asime; Javier Touza, de ARVI; y Almudena López, de Pymar. Abajo: Alberto Cominges. Ceaga; Susana Pérez, de Empresarias Galicia; Miguel Caruncho, de ACP; y Roberto Giráldez, de Vigo Comercio.
photo_camera Arriba: Enrique Mallón, de Asime; Javier Touza, de ARVI; y Almudena López, de Pymar. Abajo: Alberto Cominges. Ceaga; Susana Pérez, de Empresarias Galicia; Miguel Caruncho, de ACP; y Roberto Giráldez, de Vigo Comercio.

Las previsiones de trabajo para 2024 son buenas, pese a la incertidumbre por la inflación y la falta de profesionales

La economía viguesa afronta un 2024 con buenas perspectivas, especialmente por el tirón del sector de la automoción y el naval, pero la falta de empleo cualificado, la inflación y los tipos de interés crean incertidumbre. 

Desde la Asociación de Industrias del Metal y Tecnologías de Galicia (Asime) manejan unas previsiones optimistas de cara a 2024 en todas las actividades del sector, con “oportunidades sin precedentes en aeronáutica y eólica marina para situar a Galicia en un hub tecnológico de referencia a nivel internacional”. “En empleo nos gustaría crecer por encima del 1% porque las necesidades son enormes, pero tenemos un grave problema de profesionales cualificados y tendremos que hacer un esfuerzo público-privado sin precedentes para atraer a personas al sector”, indica Enrique Mallón, secretario general de Asime.

La patronal advierte que “el endurecimiento del acceso al crédito y la sombra de la ralentización económica va a hacer que financiarse sea más difícil para nuestra industria”. Asime tiene muchas esperanzas puestas en el naval “para que siga ganando proyectos como oceanográficos o yates y que entre definitivamente en la construcción de barcos de apoyo a eólica marina”. En automoción, la patronal del metal espera que “mantenga la senda de la estabilidad y que Galicia sea perceptora de los apoyos y decisiones de los grandes grupos empresariales”.

En materia pesquera, la Cooperativa de Armadores de Vigo (ARVI) espera que el proceso inflacionista “se alivie y se normalice la situación de cara al segundo semestre del año, así como continuar con la senda a la baja de los tipos de interés”. “Con la caída del consumo y la subida de los precios es muy difícil que podamos tener unas cuentas saneadas y menos con escasez de cuotas pesqueras y volúmenes de desembarques decrecientes”, apunta el presidente Javier Touza, que mantendrá la defensa de “solicitar al Gobierno la supresión o eliminación del IVA al pescado, como Portugal”.

Pymar, la patronal de los astilleros españoles, destaca la “buena salud de la industria naval gallega”, que finalizó el tercer trimestre de 2023 con 19 buques contratados por 600 millones. “Estas cifras son sólo un ejemplo de las construcciones de alto valor añadido con elevado componente tecnológico y la apuesta por los ejes que definen la industria del futuro, la digitalización, sostenibilidad medioambiental, formación y diversificación hacia buques cero emisiones y hacia las oportunidades que nos brindan las energías renovables marinas”, indica la consejera delegada, Almudena López del Pozo.

El Clúster Gallego de Automoción (Ceaga) maneja “datos más positivos en Galicia y que la planta de Vigo de Stellantis mantenga un alto volumen de producción”, apunta el gerente, Alberto Cominges. Según las estimaciones que maneja el clúster, se espera una caída de producción de coches a nivel europeo para 2024 y en España “una inestabilidad general en todas las plantas de fabricación de vehículos”, pero mejor en la factoría gallega con alta actividad. 

La Asociación Empresarias Galicia, teniendo en cuenta las previsiones de la Unión Europea, confía en que “la estabilización del euríbor repercuta en un mejor desarrollo de las empresas existentes, creación de otras nuevas y creación de empleo que dinamizarán la economía y permitirán que el crecimiento sea mayor”, explica la presidenta del colectivo, la viguesa Susana Pérez. “La tarea pendiente seguirá siendo la capacitación del empleo, que ayude a la empresa a cubrir los puestos de trabajo y poder cumplir con la demanda de producción de los clientes”.

En el sector de la construcción, la patronal provincial, ACP, hace lecturas diferentes de cara a 2024. Así, en cuanto a la obra pública se muestra optimista “porque la administración autonómica anunció una importante inversión, así que será un año de continuidad o aumento de trabajo”. “La obra privada residencial se va a resentir un poco porque los tipos de interés y los precios de los materiales están frenando de manera importante las promociones”, explica Miguel Caruncho, presidente de la asociación de constructores de la provincia, que ve “un nicho de mercado importante para el sector en la rehabilitación con las líneas de subvención que hay como las de mejora energética”.

La federación Vigo Comercio espera que “los precios se moderen porque si siguen subiendo hay comercios que se verán abocados al cierre”. “Hay alquileres de locales que cotizan como si fuera tener un chalet”, indica el presidente del colectivo de comerciantes, Roberto Giráldez. “Este año las compras se vieron resentidas por la inflación y el sobrecoste por el alza de las materias primas, combustibles, energía y transporte. Ahora parece que la gente está algo más animada a comprar, esperemos que mejore".

Te puede interesar