Los astilleros gallegos ‘pelean’ por trabajadores cualificados

Los astilleros vigueses tienen una decena de oceanográficos y pesqueros en construcción.
photo_camera Trabajadores de un astillero vigués.

Vigo reunió a 200 profesionales en el congreso Maritime Trends Summit que sitúan a Galicia en la vanguardia internacional. “La calidad de la industria gallega es indiscutible”

La falta de trabajadores cualificados ya es un mal endémico en el sector naval, que ve lastrado su crecimiento. Pasa en Vigo y también en el resto de Europa, mientras China refuerza su hegemonía mundial. Así lo puso de manifiesto el sector en el congreso Maritime Trends Summit celebrado ayer por Asime, que congregó a 200 representantes empresariales y organizaciones a nivel internacional. “La senda del crecimiento es evidente, estamos en un buen momento para el naval, con una capacidad productiva que ronda el 85%”, indicó el presidente de la patronal metalúrgica, Justo Sierra, que abogó por la “capacitación de profesionales”. “Van a jugar un papel crucial”, señaló.

 

 

Armón, el mayor astillero privado de España con dos factorías en nuestra ciudad, está tomando cartas en el asunto con la implantación de formación en las instalaciones para reclutar personal. “No es suficiente, hay que divulgar desde la escuela a las universidades para atraer profesionales", indica Adolfo Navarro, responsable de ventas. Armón, que tiene 60 barcos en construcción entre todos sus astilleros, prevé una tendencia positiva para el próximo año con nuevas contrataciones. “Es un momento saludable en la cartera de pedidos, vemos el futuro con optimismo”, avanzó el responsable del grupo, que es el número 1 del mundo en buques oceanográficos gracias a sus centros de Vigo. 

 

 

Los astilleros Damen (Países Bajos) y West Sea Viana (Portugal) se manifestaron en esta misma línea, preocupados por la escasez de mano de obra, que les obliga a reforzar la digitalización y la implantación de nuevas tecnologías. 

Cadena de valor

Las tres compañías pusieron en valor la alianza con las empresas auxiliares con el fin de crear una cadena de valor de calidad, donde Vigo se erige como una de las principales industrias a nivel internacional. “Los proveedores son fundamentales y la calidad de Vigo y de Galicia es indiscutible", indicó Carlos González, jefe de ventas del astillero holandés. El portugués West Sea también elogió a las empresas gallegas, a las que recurren “para trabajar con valor añadido”, apuntó Renato Afonso, coordinador de compras y logística.

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, y la teniente de alcalde, Elena Espinosa, clausuraron el congreso.
El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, y la teniente de alcalde, Elena Espinosa, clausuraron el congreso.

El astillero de Marín Nodosa Shipyards y el asturiano Gondán aportaron su visión acerca de la necesidad de diversificar el negocio, con especial relevancia en la reparación naval y nichos de mercado como la eólica marina, en el que Asime está volcado con un proyecto conjunto con el norte de Portugal (Aowinde). 

 El reto de la descarbonización y los barcos ‘green’ del futuro fueron puntos de debate en el panel sobre la construcción de buques, hoy un 15% más caros que hace dos años a causa del incremento de los costes de producción.

 Los armadores, por su parte, defendieron la necesidad de que haya “un marco regulatorio potente, adaptado a cada pesquería", así como incentivos y ayudas para abordar la transición hacia la descarbonización", señaló Roque Serrano, director técnico de flota del grupo vigués Pereira, que compartió ponencia con TRI Marine Group, un gigante a nivel mundial en el sector del aún. 

 El impacto económico del transporte marítimo, la innovación y digitalización, la eólica marina y el sector de Defensa y seguridad fueron otros asuntos que abordó el congreso con un panel de expertos que contó con representantes de la Armada Española, la Guardia Civil, Navantia y de las compañías Greenalia, Ocean Winds, Mystic Cruises, Marinsa, Aitodetec o el centro de investigación europeo Fraunhofer CML.

La Xunta compromete agilidad burocrática y formación 

La Xunta mostró su compromiso por reducir la burocracia “para facilitar la vida económica y los esfuerzos del sector". Así lo indicó su presidente, Alfonso Rueda, que recordó que el próximo año se pondrá en marcha la oficina económica de Galicia para “centralizar todos los trámites que correspondan” al gobierno gallego. El jefe del Ejecutivo autonómico también comprometió seguir ofreciendo formación “ajustada a la demanda del tejido productivo y el mercado laboral” para contribuir a la aportación de personal cualificado. Con todo, Rueda destacó el potencial de nichos de mercado como la eólica marina, defendiendo un uso “de forma racional y respetando el mediambiente y otras actividades”. “Tenemos que ser un hub europeo de referencia”, apuntó en la clausura del congreso.

La teniente de alcalde, Elena Espinosa, defendió “la sostenibilidad de la industria” y el papel de la industria en ser “pioneros en componentes y servicios en el ámbito de la reducción de emisiones". 

El presidente de Asime, Justo Sierra, apuntó a la descabornización como “el reto mayúsculo” del sector e hizo un llamamiento a que “se movilicen apoyos público-privados a través del Perte naval y de iniciativas de calado que permeen en las pymes y propicien una transformación real del tejido productivo”. El secretario general, Enrique Mallón, destacó la consolidación de este congreso como evento de referencia para el sector en su segunda edición, “orientada a la generación de negocio”

Te puede interesar