Atlántico

ECONOMIA

Los astilleros aseguran su futuro en Vigo con concesiones por 20 años

Freire, Barreras y Cardama prorrogaron sus instalaciones portuarias hasta 2041 y el resto tiene hasta 2027
La mayoría de los astilleros de la Rïa tienen sus concesiones portuarias aseguradas hasta 2027 y 2041. Barreras y Vulcano, a la espera de su preconcurso y liquidación, respectivamente.
La mayoría de los astilleros de la Rïa tienen sus concesiones portuarias aseguradas hasta 2027 y 2041. Barreras y Vulcano, a la espera de su preconcurso y liquidación, respectivamente.
Los astilleros aseguran su futuro en Vigo con concesiones por 20 años
 Todos los astilleros de Vigo tienen garantizada su continuidad en la Ría. Al margen de lo que ocurra con algunos casos concretos como Barreras (en preconcurso de acreedores) y de cómo se desarrolle la actividad naval, las empresas podrán permanecer en sus actuales emplazamientos hasta 20 años más. Es el caso de Freire, Hijos de J. Barreras o Cardama que han renovado sus concesiones portuarias hasta 2041. Armón, por su parte, tiene licencia administrativa hasta diciembre de 2027, igual que Armada, mientras que Metalships la tiene hasta 2026 en Ríos (Teis) y en el caso de su filial Rodman Polyships, en Meira, caduca en 2020, según datos de la Autoridad Portuaria de Vigo.
Las perspectivas de trabajo, a priori, son buenas. Prácticamente todos los astilleros tienen carga de trabajo asegurada para varios años, si bien el naval ha entrado en estado de alerta por la caída de sus dos grandes referentes. Vulcano está en fase de liquidación y sin atisbo alguno, por el momento, de que se pueda retomar la construcción naval ya que no se han presentado ofertas (el plazo aún está abierto). Su concesión portuaria en Teis finaliza en diciembre de 2027 y el único interesado en las instalaciones es el propio Puerto para un proyecto de ampliación de la terminal de Guixar ante la demanda de superficie por parte de la comunidad portuaria. 
El caso de Hijos de J.Barreras es muy preocupante por la crítica situación financiera y accionaral que está viviendo y que le ha llevado a un preconcurso de acreedores y a paralizar la actividad. La Autoridad Portuaria también aprobó sus solicitudes para renovar las dos concesiones que tiene en Beiramar hasta 2039 y 2041. La histórica ampliación de las instalaciones que persigue el astillero está en el aire mientras no se resuelva su situación accionaral, su venta, la negociación con los acreedores (más de 25 millones de euros debe a las empresas auxiliares) y, lo más importante, trata de salvar los cuatro contratos que tiene en vigor por valor de cerca de 1.000 millones de euros y de los que dependen más de 1.000 empleos entre la plantilla y las auxiliares.
El naval vigués maneja a día de hoy una treintena de contratos y prácticamente la totalidad son para armadores extranjeros.  Armón lidera la cartera de pedidos con 8 barcos, le sigue Nodosa (Marín) con 7, Freire y Barreras con 4, Cardama con 3 y Metalships con 1, según el último informe trimestral del Ministerio de Industria que mantiene a Vigo como líder del naval en España con un 60% de los contratos. Argentina, Namibia, Canadá, Tahití, Angola, Dinamarca, Senegal, Groenlandia, Islas Malvinas, Kuwait, Bélgica, Malta, Noruega, Reino Unido y Holanda son algunos de los países para los que están construyendo barcos los astilleros de la Ría, internacionalizados al cien por cien.