Fútbol

El Real Madrid se atasca contra el Rayo y cede tablas

Pathé Ciss y Vinicius bromean durante un momento dado del encuentro de ayer en el coliseo madridista.
photo_camera Pathé Ciss y Vinicius bromean durante un momento dado del encuentro de ayer en el coliseo madridista.
Un gran Dimitrievski permitó al cuadro vallecano rascar un punto en el Bernabéu

El Real Madrid se dejó dos puntos ayer en el empate ante el Rayo Vallecano tras un partido espeso en ataque de los blancos, con el que ven escaparse el liderato. El conjunto de Carlo Ancelotti empezó con las ganas e intensidad propias de un partido en casa y con la presión de saber de las victorias de Girona y Barcelona. Sin embargo, el partido se fue enredando, como Vinícius con sus defensores, y el Madrid no tuvo ni zafarrancho final para evitar sumar solo un punto.

El Rayo se convirtió en un rival incómodo para el Madrid desde las paradas de Dimitrievski y el marcaje a jugadores importantes como Jude Bellingham y el brasileño. Los de Ancelotti tuvieron dos ocasiones muy claras para adelantarse, al principio y al final del primer acto, pero el meta visitante se hizo gigante.

Valverde y Joselu se quedaron con la miel en los labios, aunque el Rayo jugó con fuego con los errores en la salida de balón que también repitió tras el descanso. Por su parte, Vinícius no estuvo fino y se dejó llevar por el pique con la defensa rival. Le faltó al brasileño, y al conjunto local, la precisión de los últimos metros.

Así, pese a jugarse mucho partido en su campo, el Rayo superó 45 minutos muy vivo en el Bernabéu. El Madrid siguió con medias ocasiones en la reanudaicón y Ancelotti no tardó en mover el banquillo, con cambio de sistema, prescindiendo de Modric y mandando a Camavinga al lateral después de una buena actuación de pivote.

El técnico italiano dio entrada a Rodrygo, que la tuvo nada más saltar, y Kroos, quemando naves ante un Rayo que también buscó sus opciones. Francisco quería más protagonismo y apostó por Trejo, con un dominio más discutido mientras el Madrid trataba de encontrar a un Vinícius algo frustrado por las faltas y los marcajes.

El brasileño tuvo un buen baile con Isi, quien se encargó de ayudar a un Ratiu que, pese a tener amarilla, aguantó el muro visitante. ‘Vini’ llegó a marcar, pero fue anulado por fuera de juego de Joselu y tampoco apareció la magia del hombre del clásico, y de la temporada blanca, Bellingham, quien recibió un golpe en el hombro en el primer tiempo.

Del mismo modo, el técnico de los vallecanos, en busca de la octava jornada seguida sin perder en Liga, puso en juego su baza ofensiva más enchufada: Bebé y sus goles sobre la bocina y un Falcao que recuperó el olfato en Copa.

El paso de los minutos no vino acompañado de una de esas noches de asedio blanco en el Bernabéu. El Rayo no llegó a la meta de Kepa, pero se defendió bien, con el seguro de Dimitrievski, y aguantó pese a la tensión de los últimos minutos.

El pique entre Rüdiger y Lejeune cerró un reparto que deja al Girona líder en solitario con 31 puntos por los 29 de un Madrid que no hizo bueno el triunfo en el clásico ante el Barça, tercero con 27, de la semana pasada. El Atlético, con 25 y un partido menos, también se ve en la pomada.

Te puede interesar