Atlántico

RUGBY

Tres nuevas caras para el Kaleido

Facundo Muñoz, Ezequiel Gabardos y Sebastián Lordani llegan para subir el nivel en el conjunto vigués
Pablo Cabrera y Ezequierl Gabardos ya se encuentran en Vigo para entrenar con el Kaleido / Facundo Muñoz llega procedente del Jockey Club de San Juan.
Pablo Cabrera y Ezequierl Gabardos ya se encuentran en Vigo para entrenar con el Kaleido / Facundo Muñoz llega procedente del Jockey Club de San Juan.
Tres nuevas caras para el Kaleido
El Kaleido Vigo Rugby vivió ayer su primer entrenamiento con su nuevo técnico, Pablo Cabrera, que llegó el pasado jueves a la ciudad. Y lo hizo con dos caras nuevas: los argentinos Facundo Muñoz y Ezequiel Gabardos. A estos se les sumará más tarde, esta semana, su compatriota Sebastián Lordani. Los tres llegan para subir el nivel del equipo, que descendió la temporada pasada y fue salvado gracias a las dos vacantes que quedaron tras confeccionarse una nueva liga de filiales.
Muñoz llega desde el Jockey Club de San Juan y puede jugar tanto de segunda línea como de tercera. Gabardos, por su parte, es un medio melé procedente del Banco Rugby de Mendoza, localidad natal del nuevo técnico del club. Por último, Lordani llega desde el Tacurú Rugby, donde Pablo Cabrera entrenó las últimas tres temporadas, y se desenvuelve en las posiciones de talonador y de tercera línea. 
A falta de semana y media para el inicio de la temporada (el primer partido será el domingo 15 de septiembre), el Kaleido todavía no descarta la llegada de más incorporaciones. Además, según comenta el técnico, están intentando cerrar un encuentro de pretemporada para este mismo fin de semana con el objetivo de llegar lo mejor posible al inicio liguero.
La derrota del club vigués ante el Gaztedi vitoriano en el play-off supuso un descenso que, afortunadamente, al final no sucedió. Aquello todavía pesa como una losa en la entidad. Así, el conjunto presidido por Xoán Martínez decidió este verano cambiar el rumbo de manera radical con la contratación del argentino Pablo Cabrera como entrenador del equipo. Su experiencia de más de 30 años como técnico y analista de élite y su papel en la renovación del rugby argentino fueron clave a la hora de decantarse por él, pues desde el club se considera que el rugby que se practica en el Kaleido debe acometer unos cambios parecidos a los que hubo en el país sudamericano.
De esta forma, Pablo Cabrera aterrizó el pasado jueves en Vigo –aunque hacía casi un mes que se había cerrado su fichaje– con una idea muy clara: "Simplificar para mejorar el entendimiento". La de ayer fue su primera sesión con el grupo, por lo que todavía no tiene una idea formada sobre la plantilla. Además, aún falta Lordani por incorporarse al equipo y desde el club no se descarta realizar algún que otro fichaje para cerrar el plantel. 
Esta revolución está planeada a largo plazo, pues Cabrera firmó un contrato por tres temporadas. "No tiene sentido que este esfuerzo se haga sólo para un año", explicaba el presidente del Kaleido, Xoán  Martínez. Y es que la labor del técnico argentino no se limitará solamente a inculcar su filosofía de juego al equipo sénior, sino que tratará de llevar ese "rugby simple" a todas las categorías en las que compite el club vigués, desde el femenino sénior hasta el sub-6. Una renovación total, pero con matices. Adrián Lago –que estuvo al frente del equipo el año pasado– será el segundo de abordo del entrenador argentino y su permanencia en el cuerpo técnico es una apuesta por la continuidad de todo lo bueno que se hizo la pasada campaña, pues Lago es una figura importante en el Kaleido.
Pablo Cabrera aboga por un rugby muy sencillo, basado en tres pilares fundamentales. "El primero es la condición física", comenta: "En este deporte se entrena mucho lo que se hace cuando tenemos la pelota, pero no tanto lo de antes ni lo de después, y eso ayuda a que el juego sea mucho más dinámico". El segundo de los pilares es un buen desarrollo de la defensa para poder ejecutar bien las ideas que tiene en mente. "Lo tercero es la toma de decisiones, que interviene en todas las situaciones. Debemos prepararlas antes para poder llevarlas al campo", explicaba Cabrera.n