Siria, desde los ojos del exilio

El artista sirio Ali Ali presenta "Eclipse Siria" en el segundo piso del Marcos Valcárcel. Una exposición de obras creadas después de la guerra en su país, en las que la tristeza se mezcla con la rabia por los seres queridos asesinados.

 

Ali Ali posa con su obra "Carrusel", una de las piezas que forman parte de "Eclipse Siria", en el Marcos Valcárcel (ÓSCAR PINAL).
Ali Ali posa con su obra "Carrusel", una de las piezas que forman parte de "Eclipse Siria", en el Marcos Valcárcel (ÓSCAR PINAL).
Siria, desde los ojos del exilio

Dos lienzos saludan al visitante desde las escaleras que acceden al segundo piso del Marcos Valcárcel. Uno refleja una ciudad alegre, llena de vida, donde los pisos se superponen como los siglos de la historia. En el otro aparecen militares, civiles escapando, un camino que se aleja. 

"Desde que empezó la guerra perdí a cinco personas de mi familia: a mis dos padres, a mi hermano pequeño, a mi sobrino y a mi cuñado, además de a muchísimos amigos", dice el artista sirio afincando en A Coruña Ali Ali. "Al principio no quería mezclar con mi trabajo esa realidad, no quería compartir esta tristeza", asegura. Pero los meses pasaban y el dolor iba en aumento, así que empezó a soltarlo a través de su creatividad. También sentía rabia: "Existía un gran contraste entre mi día a día de aquí con las llamadas que recibía desde allí: gente que no tiene agua, que tiene a un herido en casa al que no puede ayudar...", explica. 

Plasmar la tragedia le permitió relajarse y entender que "nadie puede comprender este sufrimiento hasta que no lo vive". Por ello decidió integrar todas las piezas en un proyecto y proponerlo en diversos lugares expositivos. "El objetivo no es vender, es sensibilizar a la población. Siria ha sido arrasada, hay ciudades totalmente destruidas, los que más sufren la guerra es la población civil", analiza Ali Ali.


"Las imágenes de la televisión no nos afectan, pero la pintura sí nos toca"


La muestra "Eclipse Siria" reúne diversas pinturas, gravados y esculturas, además de una videoinstalación. La exposición se puede visitar hasta junio en el Marcos Valcárcel.

"Son obras que impactan, en algunos casos nos están mirando directamente, hablándonos del dolor de la población siria", apunta Olga Pastor, la comisaria del proyecto. Ali Ali propone al espectador imágenes sobrecogedoras que hablan de la maternidad, de la infancia o de la destrucción de la cultura árabe. "Las imágenes que salen por la televisión ya no nos afectan, pero la pintura sí consigue tocarnos", dice Pastor. "La pintura es un testigo fundamental, y no solo ahora, ahí se queda para otras generaciones, es lo que nos queda de las guerras", le contesta Ali. El artista agradece la colaboración de la Diputación de Ourense, que le "abrió las puertas" del Marcos Valcárcel. "Aunque me hubiese gustado que me diesen más espacio para la obra", bromea.