Cultura

La canción que pegó el tiro de gracia a los Beatles

Cultura

Papeles del rock

La canción que pegó el tiro de gracia a los Beatles

John Lennon en una imagen del año 1975, cinco años después de la disolución del mítico grupo inglés.
photo_cameraJohn Lennon en una imagen del año 1975, cinco años después de la disolución del mítico grupo inglés.
La noticia fue dada oficialmente al mundo, España incluida, el día 10 de abril de 1970, hará exactamente medio siglo dentro de unos días. El grupo que cambió el mundo, The Beatles, los “Fab Four”, confirmaban el final de su trayectoria y su separación definitiva ese día de primavera en el que el Apolo XIII iniciaba la tercera misión lunar de la NASA, Elton John editaba su segundo álbum homónimo, "Elton John" y Belfast, la capital del Ulster, era ocupada militarmente por el ejército británico tras los graves disturbios acontecidos la semana anterior entre católicos partidarios del IRA y los extremistas protestantes de Ian Paisley. 
Años más tarde se supo que los Beatles estaban en realidad virtualmente desechos desde 1968, cuando John Lennon anunció a los otros tres miembros tras la grabación del "White Album" que no tenía intención de continuar en el grupo, aunque, fuertemente presionado por Allen Klein –siniestra y venenosa figura del mundo del management del rock, que estuvo pleiteado con los Rolling Stones más de 30 años y al que también denunció el propio Paul McCartney- decidió no hacer pública su decisión para no perjudicar toda la estructura de negocio del grupo, en especial los planes económicos de Apple Music. Pero ya desde 1969, tanto en sus colaboraciones con otros músicos y su participación en otros proyectos, Lennon tenía ya su mente muy lejos de los Beatles, como se aprecia claramente en la película-documental "Let It Be" de Michael Lindsay-Hogg. Incluso en septiembre del mismo año 69 había vuelto a comunicar, en una reunión privada con sus compañeros de grupo, que su decisión de marcharse de los Beatles no tenía vuelta atrás, aunque se le volvió a convencer de no hacerla pública en ese momento. 
Por su parte, McCartney ya había empezado una carrera paralela en solitario, grabando entre noviembre y diciembre de 1969 su primer álbum "McCartney", cuya puesta a la venta se produciría justamente una semana después del anuncio de la ruptura de los Beatles. Las relaciones personales entre ellos se habían enfriado notablemente, la tensión con Yoko Ono se podía cortar con un cuchillo cada vez que la pareja de Lennon coincidía con ellos, el desprecio que Lennon sentía por la mujer de Paul McCartney, Linda Eastman, era recíproco según declaró en una entrevista a Rolling Stone en 1970 y la forma de llevar los negocios de Apple y la relación con Allen Klein había provocado tales desacuerdos y discusiones internas que nadie que estuviera más o menos próximo al entorno de los de Liverpool tenía la menor duda de que antes o después, pero en un periodo de tiempo relativamente corto The Beatles pasarían a la historia. Lo que probablemente nadie sospechaba era que la última gota que colmó el vaso, el hecho que provocó la ruptura oficial de la banda iba a ser una canción grabada meses antes para ser incluida en su álbum "Get Back": “The Long And Winding Road”. 
Los Beatles grabaron dos tomas de "The Long and Winding Road" en los Apple Studios en Londres: la primera el 26 de enero de 1969 y la segunda el 31 de enero, justo un día después de la famosa actuación en la azotea del edificio de sus oficinas. La formación que hizo estas grabaciones la integraban McCartney en la voz principal y el piano, John Lennon en el bajo, George Harrison en la guitarra eléctrica, Ringo Starr en la batería y el teclista invitado Billy Preston en el piano. Lennon, que generalmente tocaba la guitarra en la grabaciones y solo muy ocasionalmente hacía las veces de bajista, asumió tal cometido en estas grabaciones, pero de manera despreocupada e indolente, habiendo quien señala que tocó intencionadamente mal fruto de su desinterés y su malestar con el grupo. 
La versión grabada el 31 de enero no tenía exactamente la misma letra y en un primer momento Glyn Johns, a quien los Beatles le habían pedido que mezclara "Get Back", seleccionó la grabación del 26 de enero para su inclusión en el LP, aunque en la película "Let It Be", la grabación que aparece es la del 31 de enero. 
Sin embargo, y sin consultar al grupo ni decirles una palabra, en marzo de 1970, ya a punto de terminar la grabación de "Get Back", Allen Klein, tras escuchar la mezcla de Glyn Johns de “The Long And Winding Road”, decidió llamar a Phil Spector con el pretexto de corregir las supuestamente pésimas grabaciones del bajo de John Lennon, para que reestructurase por completo la grabación y la mezcla de la canción, probablemente aprovechando que ni John Lennon ni George Harrison iban a aparecer más por el estudio dada la animadversión que sentían por él y que Paul McCartney, quien por el contrario confiaba ciegamente en él como manager y hombre de negocios, tampoco aparecería allí. 
Así pues, el 1 de abril de 1970, Phil Spector produjo la última sesión de grabación de la historia de los Beatles en la que únicamente estuvo presente Ringo Starr y en la que se registraron "Across the Universe" y "I Me Mine", al margen de la famosa mezcla con arreglos orquestales de “The Long And Winding Road”, utilizando ocho violines, cuatro violonchelos, tres trompetas, tres trombones, dos guitarras y un coro de 14 mujeres, lo que sumaba 38 músicos en total. La orquesta fue dirigida y dirigida por Richard Hewson, un joven arreglista londinense que había trabajado con los artistas de Apple Mary Hopkin y James Taylor.  
Versiones de este capítulo final de la historia de los Beatles aseguran que Allen Klein envió por correo urgente a John, George y Paul una copia de acetato de esta grabación para que la aprobasen y que en caso de que no les gustase, se programase una nueva sesión de grabación y que los tres miembros le contestaron por telegrama que daban su OK a esta nueva mezcla. McCartney afirma que sin embargo, exigió a Allen Klein que no publicase en el disco esa mezcla bajo ningún pretexto y que no volviera nunca a hacer algo así. Según McCartney, Klein ignoró ese mensaje y envió "Get Back" a fabricación con la mezcla y los arreglos de Spector, lo cual hizo que McCartney montase en cólera y visto que además la relación con el resto del grupo estaba rota y encima Klein quería retrasar la fecha de salida de su disco en solitario, anunciase el final de los Beatles el 10 de abril. Allen Klein, por su parte, siempre aseguró que McCartney había cambiado de teléfono sin avisarle, y que intentó contactarle con Phil Spector para que arreglasen el asunto entre ellos, pero que cuando finalmente McCartney se puso en contacto con él, el disco, que por contrato con los distribuidores de Apple no podía esperar más para su puesta a la venta, ya estaba en fabricación. 
Lo más paradójico del asunto, es que cuando se escuchan las tres versiones de la canción, todas ellas son realmente hermosas, y sin embargo… fue la canción que selló el certificado de defunción de los Beatles, hace ahora 50 años.