Cultura

El acento gallego en las expediciones al nuevo mundo suena en Alcabre

Cultura

vigo

El acento gallego en las expediciones al nuevo mundo suena en Alcabre

Más de treinta paneles conforman la exposición “Invento mundi” desde ayer en el Museo do Mar
photo_camera Más de treinta paneles conforman la exposición “Invento mundi” desde ayer en el Museo do Mar
 En el nuevo continente, pero también en Tierra de Fuego, la Polinesia o la zona austral se distinguen gallegos entre los primeros europeos en llegar. El Museo do Mar, en Alcabre, acoge desde ayer “Inventio Mundi. Galicia en los viajes transoceánicas. Siglos XV- XVII”, una exposición producida por el Consello da Cultura Gallega y comisariada por Ofelia Rey Castelao en la que incluye a un personaje local, Gonzalo de Vigo. Formó parte de la expedición de Magallanes, que partió con 270 tripulantes, de los que un 5% era gallego. Desertó y reenganchó en el viaje de García Jofre de Loaysa, que salió de Coruña en 1525. Subió a bordo el 5 de septiembre de 1526.
También recoge uno de los primeros intentos de fraude en la explotación de los tesoros de América con origen en la Ría. Con partida desde Baiona  en 1500 con el barco fletado por Cristóbal Guerra y  Pero Alonso Niño pretendían burlar el pago del quinto a la Corona, solo siete años después de que “La Pinta” recalase en ese mismo puerto con la noticia del nuevo mundo.
Así, con una treintena de paneles (18 todos y 16 carteles) repasan la historia de esta época de la navegación gallega con nombres como Sarmiento de Gamboa, Lope García, Fernando de Castro, Gómez Pérez de las Mariñas  o Álvaro de Medaña y su esposa Isabel de Barreto, la primera mujer al mando de una expedición, nombrada adelantada y gobernadora. 
Finaliza el recorrido con la consecuencia de las primeras expediciones como las pakacas de Polinesia, construcciones inspiradas en los hórreos gallegos, llevadas allí por la tripulación de la expedición San Lesmes (1526). Aunque breve, también hace mención a la teoría del Colón gallego, iniciada por  García del Riego, en 1898.
A la cartelería se suma seis piezas en urnas que ayudan a contextualizar la época (siglos XVI, XVII): una sonda para calcular la profundidad; la flota española a escala; un mazo de calafatear; un barril de grog y una ballestilla para guiarse por las estrellas; bibliografía y una anforeta de época.
Permanecerá en la sala de exposiciones temporales el Museo do Mar hasta el 12 de abril.

Comentarios