Guerra en el aire

Guerra en el aire

Como ocurre con  el fenómeno del “procés” en esta Cataluña que no lo  enfría, el arrebato de los británicos que ha conducido a un sorprendente divorcio con el resto de los países que conformamos la Unión Europea tiene una interpretación  distinta desde dentro que desde fuera, Pero si bien la estrategia independentista que aspira a convencer a Europa de que Cataluña es un pueblo sojuzgado al que el colonialismo del Estado español impide ser libre puede combatirse con la razón de una democracia que no debe ser puesta en almoneda, lo del brexit resulta más complicado de entender especialmente si uno se guía por los antecedentes y se propone analizar cómo un pueblo que frenó en su dislocada ambición los anhelos  totalitarios de Hitler y que luchó por tierra, mar y aire para liberal el continente europeo al que pertenecía del dominio del III Reich, puede a estas alturas del siglo XXI abjurar de aquellos admirables principios, promover una ruptura sin vuelta atrás y apostar por el aislamiento definitivo en su castillo isleño.
Gran Bretaña fue el referente heroico universal de la oposición a los horrores  que avanzaban arrasando a su paso todo lo que estaba vivo con las tropas del Führer, y la expansión a sangre y fuego que pregonó el invasor fue a topar sorprendentemente con un pueblo unido y comprometido que apretó los dientes y para frustración del poderoso agresor  acabó ganándoles la apuesta. Los chicos de la Raf cantaban canciones picantes en la pianola del pub antes de subirse al avión y combatir como fieras. Subían cien y bajaban cincuenta, vuelta a cantar, más cerveza y otra vez arriba. Así hasta doblegar a aquel asesino del bigote recortado que suponía que bastaba con la dictadura del miedo para conseguir su objetivo. Por eso es más difícil aún comprender cómo una nación ejemplar que peleó para preservar Europa de la garra del fascismo, puede ahora volver la espalda a todo lo que significó aquella admirable defensa.
Los catalanes no se han distinguido nunca por su vena heroica, y su particular historia deja en ese sentido mucho que desear aunque los nuevos planes de estudios auspiciados por el independentismo se ocupen de manipular la Historia y traten de disimular sus muchas muestras de debilidad y flaqueza. Pero los británicos sí han sido valerosos y  han dado grandes muestras de ello. Lo del brexit no hay quien lo entienda. En realidad, o eso al menos creo yo, ni siquiera ellos mismos lo entienden.